Cómo mejorar la comunicación en las relaciones

Tips para la comunicación con la pareja

Muchas parejas terminan sus relaciones porque no encuentran un entendimiento. Esta falta de comunicación lleva a peleas, rabia y resentimiento. Usted puede prevenir problemas de comunicación en sus relaciones si practica algunos de los siguientes consejos. Si puede aplicar algunas de estas ideas va a poder evitar problemas de comunicación con su pareja. Es increíble como pequeñas cosas como ser escuchar, o notar algo bueno en la otra persona puede mejorar su relación.

Las relaciones en general pueden ser difíciles. La comunicación es muy importante en las relaciones pero la misma ha sido tomada muy a la ligera, sin darnos cuenta que su importancia radica en el hecho de que nos ayuda a crecer.

Muchas parejas terminan sus relaciones porque no encuentran un entendimiento. Esta falta de comunicación lleva a peleas, rabiay resentimiento. Los problemas debido a la falta de comunicación son el resultado de:

  1. Hablar mucho y no escuchar;
  2. Utilizar comunicación indirecta que no lleva al punto;
  3. Mostrar una actitud defensiva como ser agresividad
  4. No ser honestos.

Usted puede prevenir problemas de comunicación en sus relaciones si practica algunos de los siguientes consejos:

  • Cuando se communique con su pareja, escuche lo que él o ella tienen que decir, piense antes de responder.
  • Vaya al punto. No hay necesidad de esconder nada. Sea abierto y claro para que no ocurran mal entendidos.
  • Sea honesto y no mienta. La mentira solo lleva a la falta de confianza, duda y resentimiento
  • Trate de ser asertivo. Usted necesita entender a la otra persona, pero también debe expresar sus sentimientos e ideas con claridad. Una relación está formada por dos personas por lo tanto debe haber dos voces.
  • Para mejorar la comunicación en su relación debe existir apertura de ambas partes. Usted puede hacer esto compartiendo sus experiencias, las buenas y las malas. Esto ayudará a que ambos apredan el uno del otro.
  • Cuando surja una discussion, evite comentarios que van a dañar a la otra persona. Esto incluye generalizaciones y desprecios. Si no hace esto, más tarde se sentirá arrepentido de lo que dijo. También es importante que ambos se exalten la autoconfianza y autoestima.
  • Encuentre algo bueno a pesar de lo negativo. Permita que su pareja tenga su espacio propio evitando ser controlador e insistiendo que siempre tiene razón.

Si puede aplicar algunas de estas ideas va a poder evitar problemas de comunicación con su pareja. Es increíble como pequeñas cosas como ser escuchar, o notar algo bueno en la otra persona puede mejorar su relación.

Cómo saber si mi pareja es madura


La madurez en una relación de pareja es un aspecto muy importante, que se va construyendo a lo largo del proceso que tiene una relación afectiva. Además, la madurez de la pareja está emparentada o relacionada con la madurez psico-afectiva de cada miembro de la misma.

La madurez psicoafectiva se basa en el nivel de resolución de sus propios conflictos, que tiene cada persona y cómo los resuelve. Esto va a pautar un nivel de madurez afectiva que repercute en la relación de pareja

Además, la pareja misma va a transitar por una serie de niveles de madurez que es única para cada pareja ya que va a depender de las características individuales de cada persona y de la especificidad de cada pareja.

De todas formas, más allá de especificidades, podemos enumerar algunos aspectos de importancia para determinar el grado demadurez en una relación de pareja:

  • El respeto por el otro en todo sentido es uno de los aspectos más importantes.
  • La comunicación sana y libre de malentendidos es otro de los aspectos relevantes.
  • La posibilidad de transformar la realidad en base a proyectos en conjunto.
  • El poder sentir amor por el otro a lo largo del tiempo.
  • El poder conformar un grupo familiar sujeto de su realidad y de la que la rodea con una posición activa ante la misma.
  • El poder mantener espacios individuales para cada integrante de la pareja.
  • El resolver los conflictos que se presentan y tramitarlos como un insumo positivo para la experiencia de la pareja y de cada uno de sus integrantes.
  • La sinceridad recíproca.
  • El conocimiento de ambos en profundidad, tanto del otro como de sí mismos.
  • La capacidad de soporte y apoyo que pueda ser la pareja para ambos.
  • El vencimiento de los prejuicios y la capacidad de libertad que ofrezca la pareja para ambos integrantes.

En suma, estos pueden ser aspectos muy importantes para tomar en cuenta a la hora de establecer una relación de pareja madura y sana.

¿Qué es lo que define una buena relación?

Cuando la gente experimenta el enamoramiento, este suele empezar como atracción. El deseo sexual puede formar parte de esa atracción. En esta etapa, los adolescentes pueden soñar despiertos con salir con un nuevo novio o una nueva novia. Y pueden escribir una y otra vez el nombre de esa persona especial o pensar en ella al escuchar determinada canción.

Seguro que lo sienten como si fuera amor. Pero todavía no lo es. No ha habido tiempo para que desarrollen la intimidad y la proximidad emocional necesarias para el amor. Dado que la atracción y el deseo sexual son sentimientos nuevos y van dirigidos a una persona con quien nos gustaría mantener una relación, no es de sorprender que confundamos la atracción con el amor. ¡Es todo tan intenso, tan excitante y tan difícil de entender!

La locura y la intensidad de la fase de la pasión y la atracción se atenúan al cabo de un tiempo. Como cuando ponemos toda nuestra energía en ganar una carrera, este tipo de pasión es estimulante pero demasiado extrema para mantenerla eternamente. Si una relación está destinada a durar, entonces entra en juego la intimidad. La intensidad pasional del principio se puede atenuar, pero es sustituida por un profundo vínculo afectivo.

Algunas de las formas en que las personas desarrollan la intimidad son:

  • Aprender a dar y recibir. Una relación sana implica un “toma y da” entre ambos miembros de la pareja, en vez de consistir en cuánto puede obtener una persona de otra o cuánto puede dar una persona a otra.
  • Expresar sentimientos. Una relación afectuosa y de apoyo permite expresar detalles personales —como preferencias y aversiones, sueños y preocupaciones, momentos de orgullo, decepciones, miedos y puntos débiles.
  • Escuchar y apoyar. Cuando dos personas se importan, se apoyan mutuamente cuando se sienten vulnerables o tienen miedo. No se hacen de menos o se insultan, incluso cuando discrepan.

Dar, recibir, abrirse y apoyarse son procesos bidireccionales: una persona expresa un detalle personal y entonces la otra persona comparte algo suyo, lo que hace que la primera persona se sienta lo bastante segura como para compartir un poco más de sí misma. De este modo, la relación se va convirtiendo gradualmente en un lugar para la comunicación, la confianza y el apoyo mutuo, donde cada miembro de la pareja sabe que el otro estará allí en los malos momentos. Ambos se sienten aceptados y valorados por lo que son.

La pasión y la atracción que la pareja experimentó al principio de la relación no desaparecen. Sólo evolucionan o varían. En las relaciones sanas y duraderas, las parejas a menudo se dan cuenta de que la pasión intensa viene y va en diferentes momentos de la relación. Pero la intimidad siempre está ahí.

De todos modos, a veces las parejas pierden la intimidad. En los adultos, las relaciones a veces se transforman en lo que los expertos denominan “amor vacío”. Esto significa que la intimidad y la atracción o pasión que se sintieron al principio desparecen, pero la pareja sigue junta solo por compromiso. Esto no suele ocurrirles a los adolescentes, pero hay otros motivos por los que una relación puede llegar a su fin.

 

¿Amor duradero o aventura amorosa?

El tercer ingrediente de una relación amorosa, el compromiso, consiste en querer y decidir permanecer juntos como pareja en el futuro — a pesar de cualquier cambio o desafío que pueda plantearnos la vida.
A veces, las parejas de adolescentes que se enamoran en secundaria desarrollan relaciones duraderas en las que el compromiso es un elemento fundamental. De todos modos, muchas relaciones no duran. Pero eso no obedece a que los adolescentes no sean capaces de amar profundamente.

Típicamente, los adolescentes tienen relaciones más cortas porque la adolescencia es una etapa en que se buscan instintivamente muchas experiencias diferentes y se prueban muchas cosas diferentes. Se trata de descubrir quién es uno, qué valora y qué quiere conseguir en la vida.

Otro motivo de que se tienda a tener relaciones más cortas durante la adolescencia es porque las cosas que deseamos obtener en una relación romántica cambian a medida que nos vamos haciendo mayores. En plena adolescencia —sobre todo en los chicos—, las relaciones se basan principalmente en la atracción física. Pero, en torno a los veinte años, se valoran más las cualidades internas de la persona. Las adolescentes consideran la intimidad como el ingrediente más importante del amor— ¡aunque tampoco tienen ningún inconveniente en echarse un novio que sea mono!

Durante la adolescencia, las relaciones sentimentales se establecen sobre todo para pasárselo bien. Salir con alguien puede parecer una estupenda oportunidad de ir a sitios y hacer cosas divertidas. Salir con alguien también puede ser una forma de encajar en el grupo de amigos. Si todos tus amigos salen con alguien, es posible que te sientas presionado a echarte novio o novia.

Para algunas personas, salir con alguien es una cuestión de estatus. Puede parecer como otra versión de las camarillas: la presión por salir con la persona “adecuada” en el grupo “adecuado” puede hacer del hecho de salir con alguien algo mucho menos divertido de lo que debería ser —¡y que tiene muy poco que ver con el amor!

Sin embargo, a finales de la adolescencia, las relaciones amorosas no se establecen tanto para tener alguien con quien salir y pasárselo bien o para encajar en el grupo. La intimidad, el hecho de compartir algo con otra persona y la confianza adquieren más importancia tanto para los chicos como para las chicas. En torno a los veinte años, la mayoría de chicas y chicos valoran el apoyo, la intimidad y la comunicación, aparte de la pasión. Es entonces cuando empiezan a pensar en encontrar a alguien con quien comprometerse a largo plazo —un amor duradero.

 

Vida en Pareja

Siempre pensamos que las cosas de hombres son solo de hombres y la de mujeres se hacen solo entre mujeres, pero cuando de parejas se trata existen varias actividades que puedes compartir con tu pareja para salir de la rutina y romper un poco los esquemas sin aburrirte.

Aquí te presentamos 8 hobbies de chicos que puedes compartir con tu pareja y así darle un giro a la monotonía y convertirte no solo en la chica ideal, sino que también en la mejor amiga de tu novio.

Tiro Al Blanco:

A los hombres les encantan las armas, y aunque yo siempre estaré en contra de la violencia, hay ciertas armas que tienen encanto, siempre y cuando sean utilizadas para fines recreativos únicamente. Existen campos donde puedes practicar el tiro al blanco con diferentes instrumentos, desde arcos hasta rifles. Seguro pasarán un buen rato juntos y de paso aprender un poco de defensa personal, así tal vez en una situación de peligro seas tu la heroína.

Escalar: 

Si a tu chico es del que le van los deportes extremos, esta es una opción que de seguro le encantara, te recomiendo que si no son expertos escalen paredes de practica antes de hacerlo de verdad, anímate y prepárate para horas de risas y diversión mientras tratan de llegar a la cima.

Ir Al Estadio

Si quieres compartir la afición por el deporte con tu chico, ir al estadio es una actividad definitivamente mas divertida que ver a tu chico sentado en el sofá viendo un juego por T.V,  Busca cuál es el deporte que mas le gusta, infórmate un poco sobre su equipo favorito y compra boletos para el próximo juego. Intenta ir vestida con los colores del equipo, y prepárate para pasarla increíble.

Golf:

No importa si es el mini golf del parque de atracciones, este deporte en apariencia tranquilo te puede bridar horas de risas mientras intentas que la pelota llegue al hoyito correcto, ademas brinda un tiempo tranquilo para conversar y no se necesita mucha experiencia.

Jugar Rock Band:

Desde que los videojuegos nos permiten tocar música, todos somos rockstars. Comparte la experiencia con tu chico intercambiando instrumentos y de seguro este juego te demostrara porque son tan adictivos ya que pasaras horas de risa y no te darás cuenta.

Ir De Pesca:

¿Qué mejor manera de pasar una tarde domingo que pescando? Te permitirá compartir un momento en silencio mientras consiguen la cena, si tu chico es de los que le encanta la naturaleza, la tranquilidad y el relax esta podría ser una actividad muy interesante que podrias compartir con el.

Acampar: 

Para salir de la rutina nocturna  y darle un giro romántico a la situación, te sugerimos pasar una noche en el campo  o en la playa, bajo las estrellas y a la luz de la luna. Duerman en una casa de campaña compartiendo un gran sleeping y deja que te consienta con una fogata mientras tu ayudas a preparar la cena.

Clases De Cocina:

Cocinar juntos es una experiencia sexy y divertida. Inténtalo maridando los alimentos con diferentes vinos y déjense llevar por la magia de los sabores.

Entre el amor y el desamor

 

Los seres humanos somos seres luminosos, poderosos, co-creadores de la vida misma, nacemos dotados de amor. El mal es una elección, no una característica que poseamos por naturaleza, se construye con cada decisión incorrecta que tomamos, cuando nos traicionamos optando por el desamor. No es el odio lo que mata al amor sino el miedo. La traición, el egoísmo y el narcisismo constituyen la fórmula perfecta para construir hombres temerosos de sí mismos, carentes de dar o recibir amor, desconectados de su interior; convirtiéndose así en seres realmente pobres y débiles por elección. Son estos seres los que comenten las injusticias más despreciables, inhumanas y aberrantes. Detrás de cada asesino, abusador, o cualquier líder de la injusticia se encuentran seres escasos de amor, su esencia más profunda está dañada y enferma por todas las veces que han traicionado su capacidad amorosa. Son seres impotentes que no pueden expandirse en el amor por eso destrozan a su paso todo lo amoroso y realmente valioso en la vida. Sus acciones están respaldadas por la envidia proveniente de los huecos insaciables que se alojan en el alma cuando se traiciona el espíritu.

No hay por que temerle a nuestra fuerza amorosa. Ésta es generosa, poderosa y vital. Es al miedo al que hay que huirle sin pensarlo.

El amor es aquello que hace posible las metamorfosis, nos obsequia los elementos oportunos para extender las alas, trascender y volar con entera libertad hacia la verdad. El amor es ese brillo resplandeciente que proviene del alma y se refleja en la mirada acusando lo prodigioso de la vida, es todo acto de perdón, comprensión, conmoción, es lo que hace posible lo quimérico. El amor es un sentimiento fácil de reconocer: es benévolo, acoge el alma y cuida del otro. Es la fuerza última que nos une por encima del rencor, el desazón, el temor o cualquier acto de alevosía. Sus raíces emanan del rincón supremo en donde se gesta la energía del universo.

La fuerza del amor es tan intensa que repara todo tipo de heridas, es una pócima renovadora, magia real para curar el dolor y lo más increíble es que nacimos con ella. Somos seres sanadores de los desgarramientos más profundos. Todo consiste en elegir el amor y permitirle que se extienda en nuestro interior.

El amor es energía inmortal e indestructible ya que su característica principal radica en regenerar, por está razón siempre tiene la última palabra frente al desamor o la traición. El amor nos permite percibir el aroma de lo invisible, nos muestra la función de la vida, pule nuestros sentidos para deleitarnos con sus acciones, repara lo agrietado, florece lo devastado, es música celestial que hace bailar con ritmo unísono al universo, suma, renueva, es líquido nutritivo del que continuamente estamos sedientos, está inmerso en el viento y genera oportunidades. Es insistente y sin lugar a dudas encuentra los medios propicios para hacerse presente, agasajar, reconfortar, curar, procrear y materializarse. El amor nos hace vivir en sincronía con Dios, nos conecta con su fuerza de forma tangible. Es lo que hace posible la vida y la oportunidad de descubrirla.

La contaminación emocional en la pareja

La contaminación emocional es el fenómeno por el cual somos capaces de lanzar al exterior, de forma totalmente indiscriminada e irresponsable, nuestras basuras emocionales, prescindiendo del impacto que van a tener en el clima emocional global del conjunto. Así, contagiamos a los demás y extendemos la negatividad a los que nos rodean.

La gestión desadaptativa de nuestras emociones se produce cuando no aplicamos la regla de Aristóteles: Expresar lo que sentimos a la persona adecuada, en el momento adecuado, con el propósito justo y de la forma correcta. Porque ¡cuántas veces nos enfadamos con una persona y descargamos la tensión emocional en otra distinta, o bien expresamos lo que sentimos pero sólo para vengarnos y hacer daño! Cuando prescindimos de esta regla, de forma habitual y sin ningún tipo de precaución, nuestras relaciones personales se resienten y, muy especialmente, nuestra relación de pareja.

La abulia, la ansiedad, los celos, el desánimo, el enojo, el mal humor, el rencor y el resentimiento, así como la preocupación, la agresividad, la posesividad y el egoísmo son algunos afectos y conductas de elevado riesgo de contagio y peligrosamente contaminantes. Será preciso aprender a manejarlas con prudencia para preservar el clima emocional ecológico de nuestra relación. No es justo abusar de la confianza de nuestra pareja para utilizarla de vertedero emocional. Si lo hacemos así, el deterioro de nuestra relación será progresivo y, a veces, irreversible.

Publicacion obtenida de Psico Encuentro

Pautas para la Convivencia en Pareja

Aquí están los siete principios de convivencia de pareja, según la ecología emocional. El objetivo es crear las mejores condiciones posibles para amar y para poder ser amado.

Autonomía Personal.

Cada persona debe ser ella misma y trabajar para conocerse y ser autónoma. Cada uno debe luchar y poner los medios para convertir en realidad su proyecto vital y los sueños que contiene. Cada persona es única.

Prevención de Dependencias.

No hagas de “madre” o de “padre” con tu pareja. No la sobreprotejas ni pienses, hables o hagas cosas en su lugar. No le digas siempre lo que tiene que hacer. Crea un espacio de libertad donde cada uno asuma sus responsabilidades de cuidado propio.

Sembrar lo Positivo – Feed Back.

Todo lo positivo que sembramos a nuestro alrededor se nos retribuye con creces. Si sembramos en nuestra relación de pareja alegría, agradecimiento, ternura, empatía, comunicación, amor, generosidad, comprensión, independencia; creamos un entorno emocional que da sus frutos. En cambio el egoísmo, el malhumor, el enfado, el pesimismo, la queja, la crítica, los celos, la desconfianza; contaminarán la relación.

Moralidad Natural.

No hagas a tu pareja aquello que no quieres que te hagan a ti, esa es la ley de oro. Suena lógico, pero esto se suele olvidar. No controlen, no se quejen constantemente, no se infravaloren, no se griten, no se juzguen.

La Individualidad y la Diferencia.

Somos diferentes y esa es precisamente una riqueza para una relación. Hay que respetar los diferentes gustos y nunca imponer los propios. Escuchar a la pareja para ir descubriendo sus gustos y preferencias y así poder compartir con nuestro par, y no hacer de las diferencias una batalla campal.

Previamente aplicar los principios en uno.

No intentes salvar a los demás antes de haberte salvado a ti mismo. No puedes dar amor si no te amas. No puedes dar tiempo de calidad, si no se da a si mismo calidad de tiempo. No puedes sonreírle, si no tiene en su propia vida nada por qué sonreír. No podrás colaborar en la felicidad de nadie, si esa persona no se responsabiliza de construir su propia felicidad. Primero empecemos por nosotros mismos, y luego podremos dar todo lo que cosechemos.

Hacer Limpieza .

Nuestro reto es responsabilizarnos de nuestra propia vida, de nuestros actos. Para conseguirlo debemos proporcionar los espacios de relación adecuados para evolucionar y mejorar como personas. Somos responsables de nuestra elección de pareja y de la decisión de continuar o no con ella. Si nuestra relación nos provoca mucho sufrimiento y disminuye nuestra autoestima; si reduce nuestro mundo y nuestras posibilidades de ser y de relacionarnos, tenemos el deber de “hacer limpieza” y finalizar la relación.

Recopilado del libro “Juntos pero no atados, la pareja emocionalmente ecológica” de Jaume Soler y M. Mercé.

Como mantener el amor

Muchas personas creen imposible triunfar en sus relaciones afectivas. No importa cuánto éxito puedan haber alcanzado en otros aspectos de su existencia, sus vidas amorosas son un capítulo aparte.

Aunque una relación pueda comenzar maravillosamente, siempre existe el temor de que surjan dificultades que cambien los sentimientos. Cuando esto ocurre, cuando las cosas se alteran, como naturalmente ocurre, se preguntan “¿qué ha ido mal? ¿qué pasó con el amor?”

Nada ha ido mal. El cambio es natural e inevitable. No significa que el amor haya muerto. Esta idea equivocada sobre el amor demuestra que no conocemos el amor verdadero o cómo hacerlo crecer a pesar de los altibajos. Para tener éxito en el amor, debemos comprender los hechos inherentes a él.

La pareja perfecta:

Cuando nos enamoramos, creemos haber encontrado a la “persona perfecta”. Proyectamos en ella innumerables cualidades y ocultamos sus defectos. Muchas personas sienten que finalmente han descubierto a aquél que les dará el amor y la aceptación que han buscado toda la vida.

Ésta es una demanda demasiado pesada para una persona. Cuando nuestra pareja no cumple con esta demanda, sentimos que nos ha fallado. Pero lo que en realidad nos causa dolor son las exigencias irreales que le hemos hecho.

Consejo 1:

Revise con cuidado sus expectativas acerca de su pareja. ¿Se está preparando usted para el fracaso?
Comprenda que nadie puede darle todo lo que necesita para sentirse completo. Usted debe saber quién es en realidad y aprender a sentirse bien con usted mismo. Ante todo, usted debe convertirse en su mejor amigo para sentirse satisfecho con otra persona.

Cuando surge la realidad:

Otro motivo de decepción surge cuando, luego de un tiempo, la realidad se instala en la vida amorosa. Descubrimos cosas sobre nuestra pareja, vemos aspectos que no habíamos notado antes. Para algunos es difícil seguir creyendo que ésa es la persona de sus sueños. Comienzan a surgir dudas y preguntas.
A menudo sentimos el deseo de “cambiar” a nuestra pareja para que cubra nuestras necesidades.
Pero deténgase un momento y piénselo bien: la otra persona no existe sólo para cumplir sus sueños y necesidades. Eso no es amor; es utilizar a otro como un objeto para satisfacer los propios deseos. Y esto le causará dolor.

Consejo 2:

Nadie debe cambiar para que usted lo ame. Ni usted debe cambiar para merecer el amor de otra persona. Nunca se cambia lo suficiente como para complacer al otro. Para mantener vivo el amor, debe aprender a querer y aceptar a su pareja y a usted mismo tal como son.

Amar es un verbo:

Crece, se abre, cambia. Se desarrolla a través de nuestras acciones, no importa lo que sintamos momentáneamente. Los caprichos son pasajeros, un pico al que muchos se hacen adictos.

“Un sentimiento que ahora está presente y al minuto siguiente desaparece, no es amor”. (Kabir)

Pasos para llegar al amor:

He aquí algunas acciones que podemos realizar para que nuestras relaciones afectivas crezcan fuertes y felices. Están basadas en verdades simples sobre el amor. Si construye su relación sobre esta base, la verá prosperar.

1) Tómese un momento para examinar lo que ocurre frente a sus ojos. Analice qué espera de su pareja. Considere si sus exigencias son razonables. Hay quien siente que no puede amar a alguien si no satisface todas sus necesidades. Esta demanda le pone obstáculos para conseguir lo que desea. Deponga alguna de esas exigencias. Para empezar, déjela de lado al menos durante un día (recuerde que puede retomarla cuando quiera). Vuelva a intentarlo un día más. Cuanto más tiempo lo practique, más feliz se sentirá. Y dejará lugar para nuevas posibilidades y nuevas satisfacciones.

2) Deje de jugar. Mucha gente se queja de que no es amada. La razón es que pierde tanto tiempo “jugando” con su pareja, que ésta nunca sabe con quién está tratando o qué necesita en realidad. Descubra a qué está jugando con su pareja, y qué juego espera que ella juegue con usted. Vea si está enamorado de la otra persona o del juego que ambos están jugando ahora mismo. Abandone los juegos y sea usted mismo. Usted merece amor tal como es. Los juegos se interponen en su camino.

3) La posesividad es otro obstáculo en la construcción del amor. Absorber a nuestra pareja hace que no se sienta libre para ser quien es y para crecer. Otórguele a su pareja tiempo y espacio para sí misma. Cuando él / ella deba marcharse, déjelo marchar. No interprete esto como una experiencia de rechazo o pérdida. Dele espacio para crecer y desarrollarse. Esto siempre se interpreta como un acto de amor. Cuanto más libres dejamos a los demás, más libres nos volvemos nosotros mismos.

Como evitar una separación

Una de las preguntas más frecuente que nos hacen los lectores es: “¿Cómo puedo evitar que mi pareja me abandone?” No hay una respuesta sencilla para este problema, o no habría separaciones. Cada situación es diferente y a veces las rupturas son inevitables.

Sin embargo, no siempre es éste el caso, y hay algunas medidas que usted puede tomar antes de llegar al punto de la separación o el divorcio. En este artículo les comentamos las más importantes:

Comuníquese:

La comunicación es esencial. Si cada vez que usted intenta expresarle sus sentimientos a su pareja acaban riñendo, trate de explicárselo mediante una carta. Relea lo que ha escrito. Si encuentra pequeños detalles que no vale la pena considerar, elimínelos. Intente encontrar las verdaderas fuentes detrás de sus palabras. Por ejemplo, los celos: ¿está usted celoso porque sabe que su pareja lo engaña, o necesita profundizar en las razones? ¿Fue engañado en el pasado y ahora no confía en nadie? ¿Su pareja lo hace sentir seguro o no? Una vez que comprenda cuáles son los motivos de sus celos, podrá comenzar a solucionar el problema.

Evite hacer acusaciones:

Acérquese a su pareja con calma, sin ponerse a la defensiva. Cuéntele cuál es su problema. No lo acuse, o se pondrá también a la defensiva y acabarán riñendo. Si cree que es más fácil para usted escribirle una carta, hágalo. No esté presente observando su reacción mientras la lee. Déjele procesar lo que usted le ha dicho.
Nuevamente, no haga acusaciones. Dígale que usted quiere mejorar la relación. Haga sugerencias para AMBOS, no sólo para su pareja. Asegúrese que ha llegado al centro del problema y que no se está quedando sólo en el síntoma. Evite insultar a su pareja durante las peleas. Jugar sucio se convertirá en un hábito y al final alguno de los dos dirá algo que el otro no podrá olvidar, o lo que es peor, no podrá perdonar.

Dígale a su pareja por qué la ama:

No una vez sino a menudo. Puede tratarse de un simple cumplido sobre su apariencia. Su pareja necesita saber que usted la estima. No asuma que ya lo sabe. Todos necesitamos que nos recuerden que somos amados.
Sea solidario. Busque la manera de darle a su pareja lo que más necesita. Incluso si no le expresan a usted, puede adivinarlas si presta atención. Hay personas a las que les resulta difícil pedir lo que necesitan, pero hay algunas pistas. Si no está seguro, pregúntele.

No se olvide de usted:

Si cree que sus necesidades no están satisfechas, busque la manera de decírselo a su pareja. Si se siente desdichado, acabará culpando a su pareja de ello. Es mucho más fácil explicarle, de un modo positivo, lo que usted necesita.

No trate de resolver un problema cuando está enfadado:

Tómese el tiempo necesario para calmarse. Sé que esto puede parecer imposible a veces, pero piénselo. ¿Acaso pueden resolver algo mientras están insultándose el uno al otro?

Reserven un rato para estar solos:

Si no es una vez a la semana, que sea al menos una al mes. Este momento debe constituir un tiempo de calidad, de intimidad, que ambos estén de acuerdo en compartir. Reserve un día específico de la semana y, uno cada vez, planifiquen qué harán en ese rato.

Discutan las decisiones que atañen a la pareja:

Traten de encontrar una solución que conforme a ambos. Nunca tome una decisión importante que pueda afectar a los dos sin hablar con su pareja antes.

No mienta:

Todos mentimos de vez en cuando. Es parte de nuestra naturaleza. Pero esto no es una excusa para que le mienta a su pareja. Cada vez que le pillen en una mentira, perderá un poco más de la confianza del otro. Una relación sana requiere confianza. Nunca, nunca mienta sobre las cosas que son importantes para la pareja. Es preferible “aguantar la tormenta” cuando confiese que ha hecho algo mal, que ser sorprendido mintiendo.

Reconozca el momento de decir adiós:

Sepa cuándo ha llegado el momento de marcharse y rompa con su pareja. No permita que nadie lo use o abuse de usted. La mayoría de los problemas de pareja se pueden solucionar si ambos miembros hacen un esfuerzo para mejorar las cosas. Pero hay excepciones. Si la relación se torna abusiva, es tiempo de dejarla. No espere que las cosas cambien: ¡márchese! Si en el futuro la otra persona verdaderamente cambia, usted puede reconsiderarlo y volver con ella.

Otro factor de ruptura es la infidelidad. Si su pareja lo ha engañado con otro y aún así siguen juntos, es muy probable que la confianza que sostenía a la pareja desaparezca. No digo que no pueda sobrellevarlo, pero le costará mucho esfuerzo a ambos, y su pareja deberá dejar definitivamente la otra relación. Nunca le dé más de una oportunidad de hacerlo, o usted se estará involucrando en una peligrosa serie de altibajos emocionales. Si su pareja ve que puede engañarlo y usted lo perdona cada vez, ¿por qué querría cambiar?