Simplemente Historias: El beso

Cuando aceptas la invitación, estás condenada. Él abre la puerta y ese espacio se convierte en un refugio para los dos.

Te sientas, y él a tu lado. Cuidas tus movimientos, procuras que su atención esté en tus palabras y la tuya en las de él. Se escuchan y por un momento el sonido de sus voces hace un cerco alrededor de ustedes y ya nada más existe. Se internan en un nivel profundo de concentración. ¡Que pase lo que sea allá afuera! Ustedes dos están juntos.

Él te toma de ambas manos y se ponen de pie. De fondo suena “Close to you”… ¿Cómo puedes competir con eso? Tiene rodeadas sus manos en tu cintura, tú en su cuello… sus frentes están una recostada en la otra y sus narices están rozándose. Es inevitable. Why do birds Suddenly appear? Everytime you are near Just like me They long to be Close to you… Y te encuentras sumergida en sus labios.

¿Nunca les ha pasado…?

¿Nunca les ha pasado que tienen ganas de quitarle todo el miedo o duda a alguien que aman de un solo beso?…tierno, fuerte, furico, amoroso, delicado, sublime…

¿Nunca les ha pasado de querer abrazar fuerte a quien aman?….de esos fuerte, cálidos, protectores, cuidadores y soberbios, tensos, que nuestro pechos se presionen uno al otro y que la respiración se mezcle en los leves milímetro que queda de nuestra boca a su boca…

Que nos quedamos callados por miles de palabras por decir, no fantasías sino que realidades, para que este en paz segura y feliz

No querer bajarle la luna, para que esa mierda si puedo disfrútala con ella en el techo abrazado, no querer robarle estrellas al cielo, si quiero robarle con cada beso las pecas de sus mejillas…

Quitarle una enorme carcajada cada luna llena, un gemido en cada noche lluviosa, un suspiro de paz en cada abrazo, un atardecer caoba, un latir de su pecho, fuerte, furioso, inquieto, bello que retumba en tu palma.

Algunas veces uno puede tener muchas cosas en la vida y esta agradecido por ello porque uno ha luchado por ellos…¿De que sirve tener cosas que llenan como ser individual , profesional, loco, exitoso y demás sino hay nadie a la par a quien contarle eso?… con un plato de comida bajo un cielo lluvioso, contarle el día del trabajo en su regazo desnudo, oír sus consejos en la sala de su casa con luz tenue, contarnos historia y criticas mientras miramos el cielo falso de su cuarto.

Hoy quisiera decirte que te amo hasta la última molécula, de sentir tu palma tibia, o sentir en la mía tu quijada perfecta. Apretarte la nariz, arrancarte una sonrisa….gastar los 1200 minutos gratis que tengo para hablar a tu numero telefónico…emborracharnos de palabras hasta el amanecer…mandarte a dormir con “te amo mi amor”

Inventar alguna mentira para escabullirnos a tu cuarto, o llevarte algún lado. Sacarte de inmediato a comer pasta, chino, peruano o típico los fin de semanas.

A veces tanto nos callamos…sé que lo hago por respeto…algunas veces me gustaría oir que reza tu corazón, que reza precisamente si se acuerda de mi nombre…no lo se…hoy estoy en un clásico domingo viendo el cielo lluvioso, quisiera rogarles a las gotas y vientos que se llevaran mis palabras y que te llegaran, que las guardes como secreto en lo mas profundo de tu corazón o que las desahogas con una cachetada…no importa son tuyas, como todo mi ser, como cada aliento…

¿Nunca le ha pasado hacer tantísimas cosas con esa persona que aman y tener la completa seguridad que serán lo mejor que le ha de pasar en su vida?…no es ego…es simplemente que lo sabes, porque esa persona ha hecho sacar lo mejor de ti, por ello, lo mejor tiene que volver a quien le pertenece…

Otra vez te regalo la lluvia, el viento y las nubes…pero te mando mis pensamientos y amor en ellos, cruzare los dedos porque lleguen y al menos cuando vayas a tu camas podas sentirme a tu lado, así como yo te siento al lado de mi cama…

Hoy no quiero pintarte o explicarte mis días, hoy solo quiero decirte te amo…

Las Bodas en la época Isabelina

Como mencionaba anteriormente el problema de las bodas en la época Isabelina es que resultaban muy difíciles de deshacer si la pareja descubría con el tiempo que había cometido un error, además de que las bodas religiosas cuestan mucho dinero.

    La única alternativa a una boda religiosa, en aquella época, fue un acto al que llamaban “Ceremonia Privada” o “Boda Privada”. Realmente no sé porque las llamaban así, pues a las celebraciones eran bien recibidos los invitados y los no invitados, ya que se llevaban a cabo en tabernas públicas.

    Las bodas privadas fueron especialmente comunes entre los mineros de Gales, pero como éstos trabajadores tenían que viajar mucho, a menudo preferían dejar  a sus mujeres, y esto no le parecía extraño a nadie.

Se dice que cuando algún minero abandonaba a su mujer, esta se iba al salón de belleza, a darse un retacada y anunciaba a todos que volvía a quedar disponible, tal ves esto no permitía que las mujeres se descuidaran ya que no sabían a ciencia cierta, cuando podían quedar disponibles nuevamente.

    La cuestión es que en un abrir y cerrar de ojos otro la tomaba y a nadie le preocupaba que podía estar desflorada o que ya no fuera virgen.

Por cierto, historiadores modernos se escandalizaron al descubrir que muchas parejas se casaban en privado, ya que eso significaba que los ingleses, después de todo, no parecen ser tan moralistas como siempre se pensó.

Entre sueños de Princesas y Principes

Casi todas, así algunas digan que no, soñamos con ese príncipe encantado que nos vendrá a rescatar en algún momento y sobre todo, que con la llegada de este príncipe, acabará la infinita búsqueda de la felicidad.

Soñar no cuesta nada, cierto, pero lamentablemente las cosas aquí no funcionan como en los cuentos que nuestras madres solían contarnos de pequeñas.

El amor no se busca, ni se crea, no llega en caballos encantados a rescatarnos, o a despertarnos de un sueño profundo inducido por una bruja mala, generalmente llega cuando una menos lo espera, puede llegar como la brisa inesperada de la primavera o como un relámpago en la más sublime tormenta, pero cuando llega…, pues ahí comienza el verdadero trabajo.

El amor no es como en la novelas de baja calaña o como en los cuentos de princesas y príncipes, el amor requiere dedicación y sobre todo compromiso. El amor se cultiva, se moldea con paciencia y sabiduría, tiene muchos capítulos y hay que hacer constantes revisiones para defenderlo y probar que realmente vale.

Sonar con príncipes no digo que sea malo, simplemente que a veces el amor no está realmente en el príncipe, sino en el escudero, el cocinero, el que lava los platos, atiende los caballos o el más simple de los sirvientes, hay que saber distinguir.

Signoret!

Puedes seguirla por su Twitter: @signoresifis

https://signoret1980.wordpress.com/