Poemas… Ni un instante

208643395207162540_zxflt6FL_b
Revolotea en mi pensamiento
constante y atrevida tu imagen…
¡No puedo dejar de pensarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

Mi deseo, cautivo en tu piel
como el torrente en su cauce…
¡No puedo dejar de desearte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

De un segundo o una existencia,
tu ausencia, siempre intolerable…
¡No puedo dejar de extrañarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

Mi pecho no admite otro aire
que el aire que tú purificaste…
¡No puedo dejar de respirarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

El sol siembra en tu rostro
visos de un celeste paisaje…
¡No puedo dejar de mirarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

Deidad única de mi devoción,
de mi ilusión, soñado baluarte…
¡No puedo dejar de adorarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

Dueña eterna de mi corazón,
esta conclusión es inevitable…
¡No puedo dejar de amarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

(Fabián Ruiz)

Un Poema Para Enamorar

233413193157636713_F8nnoitx_b
Deja caer ese orgullo en el olvido,
libera la emoción en sensual entrega,
y en el místico roce de la piel nueva,
hechizaré suavemente tus sentidos.

Entrégate, mas no me des nada…
Envenéname de ilusión controlada,
inúndame de la necesidad infinita
de sentirme tuyo, de sentirte mía…
¡Deja el deseo libre inflamando la piel
y el amor salvaje se rinda a tus pies!

Acércate, pero hazlo muy lentamente…
dame un instante que dure por siempre.
¡Brilla con ese brillo de lo inalcanzable,
deja fluir de tu esencia lo más deseable,
ponle tu mágico e inconfundible sello
y mátame de pasión en un eterno beso!

(Fabián Ruiz)

Llénalo de Amor de Amado Nervo

Siempre que haya un hueco en tu vida,
llénalo de amor.
Adolescente, joven, viejo: siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.
En cuanto sepas que tienes delante de tí un tiempo baldío, ve a buscar al amor.
No pienses: “sufriré”
No pienses: “me engañarán”
No pienses: “dudaré”
Ve, simplemente, diáfanamente, regocijadamente, en busca del amor.

¿Qué índole de amor? No importa: todo amor está lleno de excelencia y de nobleza.
Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas… pero ama siempre.
No te preocupes de la finalidad de tu amor.
El lleva en sí mismo su finalidad.
No te juzgues incompleto porque no responden a tus ternuras: el amor lleva en sí su propia plenitud.
Siempre que haya un hueco en tu vida,
llénalo de amor.

Gabriela Mistral “Caricia”

Madre, madre, tú me besas,
pero yo te beso más,
y el enjambre de mis besos
no te deja ni mirar…

Si la abeja se entra al lirio,
no se siente su aletear.
Cuando escondes a tu hijito
ni se le oye respirar…

Yo te miro, yo te miro
sin cansarme de mirar,
y qué lindo niño veo
a tus ojos asomar…

El estanque copia todo
lo que tú mirando estás;
pero tú en las niñas tienes
a tu hijo y nada más.

Los ojitos que me diste
me los tengo de gastar
en seguirte por los valles,
por el cielo y por el mar…

Reflexiones sobre el amor y la pareja

Duele amar a alguien y no ser correspondido. Pero lo que es más doloroso es amar a alguien y nunca encontrar el valor para decirle a esa persona lo que sientes.

Tal vez Dios quiere que nosotros conozcamos a unas cuantas personas equivocadas antes de conocer a la persona correcta, para que al fin cuando la conozcamos sepamos ser agradecidos por ese maravilloso regalo…

Una de las cosas mas tristes de la vida es cuando conoces a alguien que significa todo, y sólo para darte cuenta que al final no era para ti y lo tienes que dejar ir.

Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra se abre, pero algunas veces miramos tanto tiempo a aquella puerta que se cerró, que no vemos la que se ha abierto frente a nosotros.

Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero también es cierto que no sabemos lo que nos hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos.

Darle a alguien todo tu amor nunca es un seguro de que te amará, pero no esperes que te amen, sólo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona, pero si no crece sé feliz porque creció en el tuyo.

Hay cosas que te encantaría oír y que nunca escucharás de la persona que te gustaría que las dijera.

Pero no seas tan sordo para no oírlas de aquel que las dice desde su corazón.

Nunca digas adiós si todavía quieres tratar, nunca te des por vencido si sientes que puedes seguir luchando, nunca le digas a una persona que no la amas si no puedes dejarla ir.

El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aun cree, aunque haya sido traicionado, a aquel que todavía necesite amar, aunque antes haya sido lastimado y a aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo.

El principio del amor es dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos, y no tratarlos de adaptar a nuestra propia imagen, porque entonces solo amaremos el reflejo de nosotros mismos en ellos.

Tips que harían del amor algo más fácil

Por:YANNINA THOMASSINY

El amor es muy complicado porque nos hemos impuesto reglas que interfieren con el gozo y la libertad. Suponiendo que nuestra perspectiva cambiara, ¿qué pasaría si nos quitáramos estas ideas de encima?, seguro el mundo fluiría con facilidad. Soñemos un poco:

1- No agregarse a Facebook

La gran mayoría de los pleitos novieros son por las redes sociales. Tenemos un concepto equivocado de exclusividad. Queremos vigilar a quién agregan, con quién conviven y hasta quién escribe en su muro. Es completamente absurdo. Nuestra pareja no llegó a nuestras vidas sin un historial previo. Ya no estamos en 1820.

Si no nos tuviéramos que agregar todo sería más sencillo. Recuperaríamos el 50% de nuestro tiempo. No más stalkear, no más hacer perfiles secretos.

2- No pelar las dobles palomitas de Whatsapp

Si no hiciéramos caso de esta indicación de mensaje checado y no checado nuestros niveles de estrés se reducirían en un 80%. Dejaríamos de reclamar atención cuando están ocupados y no tendríamos malviajes sobre si nos están evadiendo o no.

3- Amigos(as) del sexo opuesto bienvenidos

Quién sabe quién nos dijo que las amistades del sexo opuesto, después del noviazgo quedan prohibidas. Tener pareja no significa contrato de exclusividad amistosa. Ser fiel es punto y aparte.

Si no tuviéramos celos de los(as) amigos(as) del sexo opuesto seríamos libres y no sufriríamos con chaquetas mentales innecesarias.

4- Bye a las suegras

Hay quienes tienen una suegra increíble, pero el otro 90% no. Así que imaginar que no existieran es maravilloso. Evitaríamos pleitos por compromisos a los que no queremos asistir, criticas que no queremos escuchar y corajes porque su familia no resulta lo que queríamos que fueran.

5- Detalles sin importancia

Siempre queremos recibir cosas que no llegan. Presentes que nos llenen de ilusión y felicidad y si la pareja no lo hace peleamos.

Si estos no importaran ahorraríamos mucho dinero, tiempo y esfuerzo. Dejaríamos de ser parte de una sociedad consumista que basa sus relaciones en objetos materiales. Aprenderíamos a darle valor a lo que realmente tiene valor y nos dejaríamos de jaladas.

6- La forma física en segundo plano

Cuantas veces hemos desperdiciado oportunidades increíbles por dejarnos llevar por el físico. Existen personas con gran potencial ocultos bajo un físico no tan atractivo. Si dejáramos de pensar en el cuerpo como objeto de deseo nuestro horizonte tendría más posibilidades. Sería más fácil conseguir pareja y vivir sin inseguridades.

El sexo sería más desinhibido y sin preocupaciones.

7- No anhelar una boda

Formalizar siempre ejerce presión, freakea a la pareja y llena la cabeza de miedos. Si no tuviéramos que cumplir con estos requisitos sociales no gastaríamos en una fiesta ni nos estresaríamos por el qué dirán. Aunque debemos aceptarlo, todos amamos las bodas y queremos que nuestros amigos nos sigan invitando.

8- Compartir sin límites

La liberación femenina y la igualdad de género no estarían involucrados con este tema, porque a final de cuentas no tienen nada que ver. Es muy incómodo ver quién paga qué o si uno cooperó más que otro. Todo sería más sencillo si el dinero de los dos fuera de los dos. ¿Saben cuántos problemas evitaríamos?, ¿cuántos divorcios se ahorrarían? Votamos porque este sea el punto número uno.

9- Dejar ser

Tratamos de que nuestra pareja se convierta en todo lo que nosotros somos. Queremos que sean educados, respetuosos y llenos de principios morales. El grave error es que peleamos por tratar de corregir lo que son y no entendemos que la gente no cambia. Si dejáramos de intentar que nuestra pareja sea un clon nuestro, los videojuegos, la toalla tirada y los hábitos alimenticios no serían problemas. ¡Qué felicidad!.

10- No contar los meses

Que belleza dejarnos de preocupar por la fecha en la que vivimos, por no tener tiempo para comprar regalos o por ser cada día más originales. Dejar de contar meses es la solución a todos nuestros problemas. Seríamos más alivianados y menos ridículos, suena muy ñoño eso de: “llevo 2 meses, 3 días y cuatro horas con mi gordito”. ¡Auxilio!.

Es posible mantener vivo el romance en el matrimonio

 
Durante el noviazgo, el romance es algo que parece fluir naturalmente. Sin embargo, con el correr de los años de vida matrimonial va disminuyendo. Pero el romance es un ingrediente esencial en una relación fuerte. La mayoría de las mujeres admiten que este elemento falta en sus hogares, y la mayoría de los hombres confiesan su incapacidad y sus fracasos al tratar de suplirlo.
Por cierto, el romance no es algo de nuestros días. Ha sido el tema de historias desde que existe el tiempo. Pero con las imágenes distorsionadas que el cine nos ha dado de lo que es la intimidad, no es de sorprenderse que a muchos de nosotros nos resulte difícil mantener el romanticismo en nuestra vida. Aunque no parezca ser algo tan importante como la conversación significativa, o como la manera de mantener abierto el espíritu de una persona, el romance es un elemento esencial para construir la clase de relación amorosa y duradera de la que hemos estado hablando.
El romance encuentra su lugar en un matrimonio justo entre las páginas que ilustran al amor como una decisión de nuestra voluntad, y la relación sexual que involucra nuestros sentimientos y emociones. En muchos aspectos, el romance es el puente entre ambos. Es una manera importante de expresar honor a nuestro cónyuge, y provee las bases para una vida sexual significativa.
Poéticamente, podríamos decir que el romance es la llama que arde en la vela del amor incondicional; es el acto de honor que suaviza y refresca un matrimonio como una suave lluvia de primavera, y es la tierra fértil en la cual crece la pasión. Pero para aquellos que no somos expertos en poesía, ¿qué es el romance en lenguaje de todos los días?
El romance es el acto que mantiene vivo el espíritu del noviazgo mucho después del día de la boda. Dicho de otra manera, el romance es una amistad íntima que se celebra con expresiones de amor reservadas solamente para el cónyuge.
Continuará…