Poema: Regalame de Carlos Griman

regalame

Regalame

Regalame una sonrisa
una mirada especial
un beso de tus labios
que me puedan enamorar

Regalame un día entero
que compartas junto a mí
para que veas cuanto anhelo
poder hacerte feliz

Regalame un minuto
un momento de pasión
para demostrarte en un beso
cuanto te quiero mi amor

Regalame un suspiro
una estrella al brillar
una rosa que palpite
y me lleve hasta tu hogar

y por último te pido
regalame tu corazón
para quererlo y amarlo
y llevarlo con todo mi amor.

Carlos Griman

Poema: No te enamores del Amor

Pintando con Amor_thumb[3]

NO TE ENAMORES DEL AMOR

Enamórate de alguien que te amé,
que te espere, que te comprenda
aún en la locura; de alguien que te
ayude, que te guíe, que sea tu
apoyo, tu esperanza, tu todo.

Enamórate de alguien que no te
traicione, que sea fiel, que sueñe
contigo, que sólo piense en ti, en tu
rostro, en tu delicadeza, en tu
espíritu y no en tu cuerpo ni en tus
bienes.

Enamórate de alguien que te espere
hasta el final, de alguien que sea lo
que tú no elijas, lo que no esperes.

Enamórate de alguien que sufra
contigo, que ría junto a ti, que
seque tus lágrimas, que te abrigue
cuando sea necesario, que se
alegre con tus alegrías y que te dé
fuerzas después de un fracaso.

 

Poema: Mi Amor de Cristina Puebla

Mi amor

Mi Amor

Es tan fuerte este amor que me embriaga el alma
que corre por mis venas como un río,
rompiendo mis entrañas con calma
y quemando lo que antes era frío.

Contigo amor, todo ha cambiado en mi vida,
al conocerte, tu boca ha embrujado mis sentidos
tus brazos, que mi cuerpo rodean, son mi guarida
y tus ojos me han robado el alma como bandidos.

Quítame esta pena que en mi interior siento
con esa melodía que de entre tus labios se emite,
pues sabes que un cristal se me clava si te miento
y que un cruel pensamiento mi corazón no se lo permite.

Flores deshojadas se deslizan por mi pelo
llorando amargo rocio sin tu presencia,
¡cúbreme muerte con tu oscuro velo!
o déjame lentamente fluir por su esencia.

Cristina Puebla

Poema: El tono de Tu voz de Juan A. Rodríguez

secreto

El Tono De Tu Voz

Como música clásica para mí tu voz brota
al traerme los sentimientos de tu soñada armonía.
En tus palabras siento el ritmo de cada nota
al partir las tristezas y hacerse tu ternura mía.

El tono de tu voz suaviza mis pasados dolores
y me presenta el amor del que está tu cuerpo lleno
y quiero que ese tono sea mío, nunca jamás ajeno,
y que sean mis palabras de versos para ti cual flores.

El tono de tu voz hace a mi alma alzarse
tanto en el claro día como en la noche quieta.
Ese tono entra a mi ser para mi corazón ganarse
cual la bella naturaleza que veo por mi ventana;
sólo en recordar tu tono renazco como poeta
y presiento que habrá para nosotros un íntimo mañana.

Tu voz tiene tono de un dulce canto
al decirme adiós en una amorosa despedida.
Tu voz me borra todo el llanto
y le quita toda la tristeza a mi vida.

Tu voz tiene el tono de un distante piano
que escucho por dondequiera
como si me tocaras con cada mano
e hicieras nacer en mí la primavera.

El tono de tu voz afecta todo lo que yo expreso
y me dice cada expresión de manera constante,
y siento el eco de tu voz aunque sea muy distante
como si cada palabra para mí fuera un beso.

Juan Antonio Rodriguez, hijo

Poemas… Ni un instante

208643395207162540_zxflt6FL_b
Revolotea en mi pensamiento
constante y atrevida tu imagen…
¡No puedo dejar de pensarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

Mi deseo, cautivo en tu piel
como el torrente en su cauce…
¡No puedo dejar de desearte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

De un segundo o una existencia,
tu ausencia, siempre intolerable…
¡No puedo dejar de extrañarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

Mi pecho no admite otro aire
que el aire que tú purificaste…
¡No puedo dejar de respirarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

El sol siembra en tu rostro
visos de un celeste paisaje…
¡No puedo dejar de mirarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

Deidad única de mi devoción,
de mi ilusión, soñado baluarte…
¡No puedo dejar de adorarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

Dueña eterna de mi corazón,
esta conclusión es inevitable…
¡No puedo dejar de amarte!
Ni un instante… ¡Ya lo sé!

(Fabián Ruiz)

Un Poema Para Enamorar

233413193157636713_F8nnoitx_b
Deja caer ese orgullo en el olvido,
libera la emoción en sensual entrega,
y en el místico roce de la piel nueva,
hechizaré suavemente tus sentidos.

Entrégate, mas no me des nada…
Envenéname de ilusión controlada,
inúndame de la necesidad infinita
de sentirme tuyo, de sentirte mía…
¡Deja el deseo libre inflamando la piel
y el amor salvaje se rinda a tus pies!

Acércate, pero hazlo muy lentamente…
dame un instante que dure por siempre.
¡Brilla con ese brillo de lo inalcanzable,
deja fluir de tu esencia lo más deseable,
ponle tu mágico e inconfundible sello
y mátame de pasión en un eterno beso!

(Fabián Ruiz)

Revelación de Favián Ruiz

Esta mañana no descubrí el elixir de la vida eterna
ni el antídoto contra el veneno de la indiferencia;
que la cura de las ansiedades es algo de paciencia,
que el odio cae de rodillas ante las cosas tiernas.

Esta mañana no escribí el mejor o más triste poema,
tampoco elevé una sentida plegaria al Todopoderoso;
sencillamente me ha sorprendido el abrazo milagroso
que consigo trae todo aquello que no se espera.

Esta mañana amanecí en tu aroma perfumado,
de tu perfecta armonía felizmente enamorado;
dueño de un corazón de latidos desbordantes,
de un corazón concebido únicamente para amarte.