Cómo mejorar la comunicación en las relaciones

Tips para la comunicación con la pareja

Muchas parejas terminan sus relaciones porque no encuentran un entendimiento. Esta falta de comunicación lleva a peleas, rabia y resentimiento. Usted puede prevenir problemas de comunicación en sus relaciones si practica algunos de los siguientes consejos. Si puede aplicar algunas de estas ideas va a poder evitar problemas de comunicación con su pareja. Es increíble como pequeñas cosas como ser escuchar, o notar algo bueno en la otra persona puede mejorar su relación.

Las relaciones en general pueden ser difíciles. La comunicación es muy importante en las relaciones pero la misma ha sido tomada muy a la ligera, sin darnos cuenta que su importancia radica en el hecho de que nos ayuda a crecer.

Muchas parejas terminan sus relaciones porque no encuentran un entendimiento. Esta falta de comunicación lleva a peleas, rabiay resentimiento. Los problemas debido a la falta de comunicación son el resultado de:

  1. Hablar mucho y no escuchar;
  2. Utilizar comunicación indirecta que no lleva al punto;
  3. Mostrar una actitud defensiva como ser agresividad
  4. No ser honestos.

Usted puede prevenir problemas de comunicación en sus relaciones si practica algunos de los siguientes consejos:

  • Cuando se communique con su pareja, escuche lo que él o ella tienen que decir, piense antes de responder.
  • Vaya al punto. No hay necesidad de esconder nada. Sea abierto y claro para que no ocurran mal entendidos.
  • Sea honesto y no mienta. La mentira solo lleva a la falta de confianza, duda y resentimiento
  • Trate de ser asertivo. Usted necesita entender a la otra persona, pero también debe expresar sus sentimientos e ideas con claridad. Una relación está formada por dos personas por lo tanto debe haber dos voces.
  • Para mejorar la comunicación en su relación debe existir apertura de ambas partes. Usted puede hacer esto compartiendo sus experiencias, las buenas y las malas. Esto ayudará a que ambos apredan el uno del otro.
  • Cuando surja una discussion, evite comentarios que van a dañar a la otra persona. Esto incluye generalizaciones y desprecios. Si no hace esto, más tarde se sentirá arrepentido de lo que dijo. También es importante que ambos se exalten la autoconfianza y autoestima.
  • Encuentre algo bueno a pesar de lo negativo. Permita que su pareja tenga su espacio propio evitando ser controlador e insistiendo que siempre tiene razón.

Si puede aplicar algunas de estas ideas va a poder evitar problemas de comunicación con su pareja. Es increíble como pequeñas cosas como ser escuchar, o notar algo bueno en la otra persona puede mejorar su relación.

Cómo saber si mi pareja es madura


La madurez en una relación de pareja es un aspecto muy importante, que se va construyendo a lo largo del proceso que tiene una relación afectiva. Además, la madurez de la pareja está emparentada o relacionada con la madurez psico-afectiva de cada miembro de la misma.

La madurez psicoafectiva se basa en el nivel de resolución de sus propios conflictos, que tiene cada persona y cómo los resuelve. Esto va a pautar un nivel de madurez afectiva que repercute en la relación de pareja

Además, la pareja misma va a transitar por una serie de niveles de madurez que es única para cada pareja ya que va a depender de las características individuales de cada persona y de la especificidad de cada pareja.

De todas formas, más allá de especificidades, podemos enumerar algunos aspectos de importancia para determinar el grado demadurez en una relación de pareja:

  • El respeto por el otro en todo sentido es uno de los aspectos más importantes.
  • La comunicación sana y libre de malentendidos es otro de los aspectos relevantes.
  • La posibilidad de transformar la realidad en base a proyectos en conjunto.
  • El poder sentir amor por el otro a lo largo del tiempo.
  • El poder conformar un grupo familiar sujeto de su realidad y de la que la rodea con una posición activa ante la misma.
  • El poder mantener espacios individuales para cada integrante de la pareja.
  • El resolver los conflictos que se presentan y tramitarlos como un insumo positivo para la experiencia de la pareja y de cada uno de sus integrantes.
  • La sinceridad recíproca.
  • El conocimiento de ambos en profundidad, tanto del otro como de sí mismos.
  • La capacidad de soporte y apoyo que pueda ser la pareja para ambos.
  • El vencimiento de los prejuicios y la capacidad de libertad que ofrezca la pareja para ambos integrantes.

En suma, estos pueden ser aspectos muy importantes para tomar en cuenta a la hora de establecer una relación de pareja madura y sana.

¿Qué es lo que define una buena relación?

Cuando la gente experimenta el enamoramiento, este suele empezar como atracción. El deseo sexual puede formar parte de esa atracción. En esta etapa, los adolescentes pueden soñar despiertos con salir con un nuevo novio o una nueva novia. Y pueden escribir una y otra vez el nombre de esa persona especial o pensar en ella al escuchar determinada canción.

Seguro que lo sienten como si fuera amor. Pero todavía no lo es. No ha habido tiempo para que desarrollen la intimidad y la proximidad emocional necesarias para el amor. Dado que la atracción y el deseo sexual son sentimientos nuevos y van dirigidos a una persona con quien nos gustaría mantener una relación, no es de sorprender que confundamos la atracción con el amor. ¡Es todo tan intenso, tan excitante y tan difícil de entender!

La locura y la intensidad de la fase de la pasión y la atracción se atenúan al cabo de un tiempo. Como cuando ponemos toda nuestra energía en ganar una carrera, este tipo de pasión es estimulante pero demasiado extrema para mantenerla eternamente. Si una relación está destinada a durar, entonces entra en juego la intimidad. La intensidad pasional del principio se puede atenuar, pero es sustituida por un profundo vínculo afectivo.

Algunas de las formas en que las personas desarrollan la intimidad son:

  • Aprender a dar y recibir. Una relación sana implica un “toma y da” entre ambos miembros de la pareja, en vez de consistir en cuánto puede obtener una persona de otra o cuánto puede dar una persona a otra.
  • Expresar sentimientos. Una relación afectuosa y de apoyo permite expresar detalles personales —como preferencias y aversiones, sueños y preocupaciones, momentos de orgullo, decepciones, miedos y puntos débiles.
  • Escuchar y apoyar. Cuando dos personas se importan, se apoyan mutuamente cuando se sienten vulnerables o tienen miedo. No se hacen de menos o se insultan, incluso cuando discrepan.

Dar, recibir, abrirse y apoyarse son procesos bidireccionales: una persona expresa un detalle personal y entonces la otra persona comparte algo suyo, lo que hace que la primera persona se sienta lo bastante segura como para compartir un poco más de sí misma. De este modo, la relación se va convirtiendo gradualmente en un lugar para la comunicación, la confianza y el apoyo mutuo, donde cada miembro de la pareja sabe que el otro estará allí en los malos momentos. Ambos se sienten aceptados y valorados por lo que son.

La pasión y la atracción que la pareja experimentó al principio de la relación no desaparecen. Sólo evolucionan o varían. En las relaciones sanas y duraderas, las parejas a menudo se dan cuenta de que la pasión intensa viene y va en diferentes momentos de la relación. Pero la intimidad siempre está ahí.

De todos modos, a veces las parejas pierden la intimidad. En los adultos, las relaciones a veces se transforman en lo que los expertos denominan “amor vacío”. Esto significa que la intimidad y la atracción o pasión que se sintieron al principio desparecen, pero la pareja sigue junta solo por compromiso. Esto no suele ocurrirles a los adolescentes, pero hay otros motivos por los que una relación puede llegar a su fin.

 

Los ingredientes mágicos del amor

El amor es una emoción humana tan fuerte que los expertos lo estudian constantemente. Han descubierto que el amor tiene tres cualidades principales:

  1. Atracción: es la parte “química” del amor. Se refiere al interés o deseo físico —o incluso sexual— que se experimenta por otra persona. La atracción es la responsable de las ganas que tenemos de besar y abrazar al objeto de nuestro afecto. La atracción también es lo que subyace a esa mezcla de turbación, nerviosismo y excitación que experimentamos cuando esa persona está cerca.
  2. Intimidad: es el vínculo que desarrollamos cuando compartimos con una persona pensamientos y sentimientos que no compartimos con nadie más. Cuando experimentas esa sensación de intimidad con tu novio o novia, te sientes apoyado, cuidado, considerado y aceptado tal y como eres. La confianza es un componente esencial de la intimidad.
  3. Compromiso: es la promesa o decisión se seguir al lado de esa persona a pesar de los altibajos que pueda haber en la relación.

Estas tres cualidades del amor se pueden combinar de formas diferentes en distintos tipos de relaciones. Por ejemplo, la intimidad sin atracción define el tipo de amor que sentimos por nuestros mejores amigos. Compartimos secretos y experiencias personales con ellos, los apoyamos y sabemos que podemos contar con ellos. Pero no experimentamos un interés romántico por ellos.

La atracción sin intimidad es más como un encaprichamiento o enamoramiento. Te sientes atraído físicamente por alguien pero no conoces suficientemente a esa persona como para tener la intimidad derivada del hecho de compartir sentimientos y experiencias personales con alguien.

El amor romántico surge cuando se combinan la atracción y la intimidad. Muchas relaciones se desarrollan a partir de una atracción inicial (un enamoramiento o “amor a primera vista “) y luego evolucionan hacia la intimidad. También puede ocurrir que la intimidad de una amistad evolucione hacia la atracción, cuando dos personas se dan cuenta de que su relación no es solo de amigos y que han empezado a sentir un interés romántico mutuo.

A una persona que se enamora por primera vez le puede costar bastante detectar la diferencia entre los sentimientos intensos y nuevos de la atracción física y la mayor intimidad que se asocia al hecho de estar enamorado.

Tips que harían del amor algo más fácil

Por:YANNINA THOMASSINY

El amor es muy complicado porque nos hemos impuesto reglas que interfieren con el gozo y la libertad. Suponiendo que nuestra perspectiva cambiara, ¿qué pasaría si nos quitáramos estas ideas de encima?, seguro el mundo fluiría con facilidad. Soñemos un poco:

1- No agregarse a Facebook

La gran mayoría de los pleitos novieros son por las redes sociales. Tenemos un concepto equivocado de exclusividad. Queremos vigilar a quién agregan, con quién conviven y hasta quién escribe en su muro. Es completamente absurdo. Nuestra pareja no llegó a nuestras vidas sin un historial previo. Ya no estamos en 1820.

Si no nos tuviéramos que agregar todo sería más sencillo. Recuperaríamos el 50% de nuestro tiempo. No más stalkear, no más hacer perfiles secretos.

2- No pelar las dobles palomitas de Whatsapp

Si no hiciéramos caso de esta indicación de mensaje checado y no checado nuestros niveles de estrés se reducirían en un 80%. Dejaríamos de reclamar atención cuando están ocupados y no tendríamos malviajes sobre si nos están evadiendo o no.

3- Amigos(as) del sexo opuesto bienvenidos

Quién sabe quién nos dijo que las amistades del sexo opuesto, después del noviazgo quedan prohibidas. Tener pareja no significa contrato de exclusividad amistosa. Ser fiel es punto y aparte.

Si no tuviéramos celos de los(as) amigos(as) del sexo opuesto seríamos libres y no sufriríamos con chaquetas mentales innecesarias.

4- Bye a las suegras

Hay quienes tienen una suegra increíble, pero el otro 90% no. Así que imaginar que no existieran es maravilloso. Evitaríamos pleitos por compromisos a los que no queremos asistir, criticas que no queremos escuchar y corajes porque su familia no resulta lo que queríamos que fueran.

5- Detalles sin importancia

Siempre queremos recibir cosas que no llegan. Presentes que nos llenen de ilusión y felicidad y si la pareja no lo hace peleamos.

Si estos no importaran ahorraríamos mucho dinero, tiempo y esfuerzo. Dejaríamos de ser parte de una sociedad consumista que basa sus relaciones en objetos materiales. Aprenderíamos a darle valor a lo que realmente tiene valor y nos dejaríamos de jaladas.

6- La forma física en segundo plano

Cuantas veces hemos desperdiciado oportunidades increíbles por dejarnos llevar por el físico. Existen personas con gran potencial ocultos bajo un físico no tan atractivo. Si dejáramos de pensar en el cuerpo como objeto de deseo nuestro horizonte tendría más posibilidades. Sería más fácil conseguir pareja y vivir sin inseguridades.

El sexo sería más desinhibido y sin preocupaciones.

7- No anhelar una boda

Formalizar siempre ejerce presión, freakea a la pareja y llena la cabeza de miedos. Si no tuviéramos que cumplir con estos requisitos sociales no gastaríamos en una fiesta ni nos estresaríamos por el qué dirán. Aunque debemos aceptarlo, todos amamos las bodas y queremos que nuestros amigos nos sigan invitando.

8- Compartir sin límites

La liberación femenina y la igualdad de género no estarían involucrados con este tema, porque a final de cuentas no tienen nada que ver. Es muy incómodo ver quién paga qué o si uno cooperó más que otro. Todo sería más sencillo si el dinero de los dos fuera de los dos. ¿Saben cuántos problemas evitaríamos?, ¿cuántos divorcios se ahorrarían? Votamos porque este sea el punto número uno.

9- Dejar ser

Tratamos de que nuestra pareja se convierta en todo lo que nosotros somos. Queremos que sean educados, respetuosos y llenos de principios morales. El grave error es que peleamos por tratar de corregir lo que son y no entendemos que la gente no cambia. Si dejáramos de intentar que nuestra pareja sea un clon nuestro, los videojuegos, la toalla tirada y los hábitos alimenticios no serían problemas. ¡Qué felicidad!.

10- No contar los meses

Que belleza dejarnos de preocupar por la fecha en la que vivimos, por no tener tiempo para comprar regalos o por ser cada día más originales. Dejar de contar meses es la solución a todos nuestros problemas. Seríamos más alivianados y menos ridículos, suena muy ñoño eso de: “llevo 2 meses, 3 días y cuatro horas con mi gordito”. ¡Auxilio!.

¿Eres un santo o un pecador en el amor?

Es más fácil, que un pecador ame a otro pecador, que un santo a un pecador.

El pecador comprende la imperfección humana. Sabe que no es perfecto y no pide perfección en el otro. Solo pide respeto y amor.

Pero el santo…

Exige perfección en su pareja. Porque es perfecto.

De forma contradictoria, las personas más imperfectas, son las que más insisten en cambiar a los demás. Compruébalo en tu círculo de amistades.

“A ese señor, si no fuese tan santo, sería más fácil convencerlo de que anda equivocado”.

Santa Teresa

Las relaciones entre semi-dioses y humanos nunca han funcionado. En la Biblia, menciona cuando los ángeles bajaron del cielo y tomaron esposas entre los seres mortales. Y eso creó hijos que fueron conocidos por abusivos y malos. Y una enorme multitud de problemas. Esto es solo un ejemplo de los muchos que existen en la mitología, de que este tipo de relaciones no funcionan.

Y recuerda que los dioses están en el cielo, tu…

En la Tierra.

Si tienes actitudes de “santo” reconsidera tus circunstancias. Pon lo pies bien firmes en la tierra y toma conciencia de que también eres imperfecto. Y también puedes amar a un pecador. Porque no se ama lo perfecto. Se ama lo auténtico y verdadero.

Deja de seguir juzgando a tu pareja. Déjala ser y déjate ser.

Y tu…

¿Eres santo o pecador?

Colaboración de Edgar Martínez
México

Mirar a los ojos y la Seduccion

¿Se enamora una persona mirándola a los ojos? A nadie se le escapa que “establecer contacto” con una persona a través de los ojos es relevante. Existe la mirada romántica, expresiva, cautivadora… “los ojos del amor”.

La mirada, los ojos, es una de las herramientas de nuestro lenguaje corporal más importantes en todas nuestras relaciones personales (amor, amigos, trabajo, etc.).

Conectar con los ojos

El llamado “contacto con los ojos” es una de las formas más fáciles de utilizar lenguaje corporal, pero támbien es una técnica complicada de dominar. Un contacto visual con otra persona que sea de “alta calidad” propicia la transmisión de buenos sentimientos, mientras que un contacto malo puede provocar en una persona distancia e indiferencia, e incluso puede hasta llegar a ofender.

Algunos consejos para establecer un buen contacto con los ojos de otra persona

  • Tener confianza en sí mismo. Cuanto más confianza tengas en tí mismo, más fácil encontrarás realizar “un buen contacto con los ojos de otra persona”. Considera a esa persona cercana, siéntete cómodo. Conciénciate que en su mirada encontrarás un punto de complicidad, un secreto, algo muy interesante importante… Con los ojos estamos llamando al mundo más interior de cada persona.
  • El grupo. En el lenguaje corporal se empieza por la mirada en grupo. En un grupo, mira hacia adelante y por encima de los miembros del grupo. Cuando vayas ganando la confianza en torno a alguien empieza a mirarla alrededor, pero nunca demasiado prolongadamente.
  • La persona. Llegado el momento, mira a los ojos de una persona y mantén la mirada un poco más que lo que es socialmente cómodo. En ese momento, habrás hecho “contacto” con los ojos de la otra persona. Lo notarás en su mirada, habrás conectado de forma especial con ella.

Técnicas para mirar con los ojos y enamorar

  • Mirar a la frente y al pelo. La mejor manera de conectar no es realmente “hacer contacto con los ojos”, sino más bien mirar su pelo o la frente. Es como si hicieras contacto con los ojos.
  • No escanear el entorno con la mirada perdida. Cuando se habla con alguien, no es necesario que él o ella participen en un “concurso de miradas”, lo que no debe hacerse es mirar de forma errática por la sala o en el entorno mientras hablas con esa persona.
  • Si estás despistado correponde con la mirada al ritmo de tu interlocutor /a. Esto es, imitar al orador en el nivel y la intensidad de contacto con los ojos. Si tienes problemas con “la cantidad y el tipo de contacto visual” que hay que dar a alguien, este es un gran truco.
  • Parpadear. Hay que tener cuidado con el parpadeo, tanto por la frecuencia como por la amplitud. Si ella (o él) parpadea con más frecuencia, esto es indicativo de ansiedad o malestar: mala señal. Si su parpadeo es más lento, significa que está a gusto y relajado, por lo que se está en una buena posición para conectar contigo.
  • Refleja sus ojos en los tuyos. Presta atención a sus cejas y a la mímica de las emociones. Responde con tus ojos a las sorpresas, a la alegría, la tristeza, al dolor.. cuando esa persona describe una historia o experiencia…
  • Sonreir. Una mirada, un buen “contacto con los ojos” debe complementarse con una auténtica y sincera sonrisa. Con una sonrisa agradable, nunca molestará tu mirada a nadie. Sin embargo, no esté siempre sonriendo, porque ello sólo te hará parecer inseguro, sonrie sólo en los momentos claves.
  • El tamaño de las pupilas. El tamaño de las pupilas es muy importante en la mirada. Si se dilatan es un signo seguro de que la llama de la atracción está funcionado. Si permanecen o se hacen pequeñas no es un buen signo.
  • Practicar. El contacto con los ojos es una cosa difícil de dominar, y puede ser aún más difícil si no se cuenta con cierta practica. Antes de aplicar, practica y cónvencete que estarás a gusto y cómodo siguiendo estas recomendaciones que en todo caso deberás a apdaptar a tu forma de ser y a tu personalidad.

Ideas sacadas de: How to Make a Powerfull Eye Contact y elaboración propia con Técnicas de Lenguaje Corporal.

Importante- Recomendación final. Nuestro consejo más importante: sé tú, siéntete cómodo y relajado. No te obsesiones por ninguna técnica, pón un sólo truco en marcha, no pretendas ponerlos todos a la vez… Hazlo sólo si estás convencido y seguro de que vas a estar cómodo practicando estas técnicas. Es mejor ser tú, espontáneamente, que alguien a quien suplantas y no eres. La mirada es algo personal y responde a nuestras convicciones y forma íntima de ser. Sé sincero en tus gestos y comportamientos.