Cincuenta maneras de amar a su pareja

Me enviaron este regalo muy temprano y sentí inmensos deseos de compartirlo. Son importantes, reales y nos hace entender lo valioso de formar un equipo de amor.

Cincuenta maneras de amar a su pareja
1. Primero ámese cada uno a sí mismo.
2. Empiecen el día abrazándose.
3. Desayunen en la cama.
4. Díganse te amo cada vez que se separen.
5. Elógiense en forma espontánea y sincera.
6. Reconozcan y festejen sus diferencias.
7. Vivan cada día como si fuera el último.
8. Escríbanse cartas de amor inesperadas.
9. Planten una semilla juntos y cuídenla hasta su madurez.
10. Salgan juntos una vez por semana.
11. Envíe flores sin razón alguna.
12. Acepte y ame a los amigos y la familia del otro.
13. Escríbanse notas que digan te amo y colóquenlas por toda la casa.
14. Deténganse e inhalen el aroma de las rosas.
15. Bésense sorpresivamente.
16. Disfruten hermosas puestas de sol juntos.
17. Sean sinceros al disculparse.
18. Sean indulgentes.
19. Recuerden el día en que se enamoraron, y reconstrúyanlo.
20. Tómense de las manos.
21. Díganse te amo con los ojos.
22. Permita que ella llore en sus brazos.
23. Exprésele que lo comprende.
24. Brinden por su amor y compromiso.
25. Hagan algo que los anime.
26. Permítale que ello lo dirija cuando esté perdido.
27. Ríanse de sus chistes.
28. Aprecien su belleza interior.
29. Hagan las tareas de la otra persona por un día.
30. Alienten sueños maravillosos.
31. Exprésense muestras de afecto en público.
32. Dense masajes amorosos sin restricciones.
33. Escriban un diario de su amor y registren momentos especiales.
34. Tranquilice los temores del otro.
35. Caminen descalzos juntos por la playa.
36. Pídale a su pareja que se case de nuevo con usted.
37. Responda con un sí.
38. Respétense el uno al otro.
39. Sea el mayor admirador de su pareja.
40. Dé el amor que su pareja desea recibir.
41. Dé el amor que usted desea recibir.
42. Muestre interés en el trabajo del otro.
43. Trabajen juntos en un proyecto.
44. Constrúyanse una fortaleza con mantas.
45. Colúmpiense tan alto como puedan en un columpio a la luz de la luna.
46. Hagan un día de campo dentro de casa en un día lluvioso.
47. Nunca se acuesten enojados.
48. Ponga a su pareja primero en sus oraciones.
49. Dense un beso de buenas noches.
50. Duerman muy juntos.
Mark y Chrissy Donnelly

Anuncios

Reflexiones de Pareja

No busques otros pozos, sino ahonda el tuyo. Cuando creemos que el amor se ha secado, no busquemos amor fuera del matrimonio.

No permitas que llegue la noche sin haberte reconciliado con tu conyuge para estar nuevamente en paz y contentos.

Al discutir tratemos de ponernos en los zapatos del otro, tratando de entender y sentir con el otro.

No te enfoques en lo que tu conyugue no hace por ti, sino en lo que puedes hacer por tu conyuge. Cuando aprendes a dar y dar sin medida y sin esperar nada a cambio, es cuando mas recibes.

Mas que pensar en lo que debe cambiar tu conyuge, medita en lo que puedes cambiar tu.

Nunca te canses de decir Te quiero o Te Amo. Porque amar es descubrir siempre en el otro, virtudes y cualidades novedosas.

Tu cónyuge es un regalo de Dios.. se lo dijiste hoy?

Cuando te enamoras llamas a tu cónyuge con una palabra tierna. Han creado un lenguaje propio? Llamas a tu cónyuge con un nombre cariñoso?

Recuerda que no te casaste para sentirte pleno, sino para compartir tu plenitud con el ser amado.

Dejale una nota de amor a tu conyuge donde menos se la espere… seguro que iluminaras su dia.

Los defectos de tu conyuge díselos a tu almohada… sus virtudes, gritaselas al mundo

El cultivo diario del amor conyugal se manifiesta en respeto y comprension por el otro. Estos gestos diarios les llevan a culminar su dia en un abrazo intimo, gozoso y abierto a la vida.

Cultivar el espiritu de oracion, conquistando con mi conyuge la oracion diaria. Los esposos que oran unidos permanecen unidos.

Rompamos la rutina diaria y busquemos hacer algo nuevo que reencante a nuestro matrimonio, dandole nuevo brillo y atractivo a nuestro amor. Sorprende a tu conyuge con un regalito debajo de la almohada.

Reservemos tiempo para estar juntos: Un paseo, una oracion, una actividad comun, un juego, una pelicula… Nada nos une tanto como hacer cosas juntos.

Amar significa saber decir: Lo siento. Es decir, conocerme a mi mismo como sujeto de equivocaciones, de desaciertos, de desamores.

No somos islas solitarias en medio del oceano. Cultivemos el nosotros, planeando juntos lo que queremos y anhelamos. Ya no somos dos, sino uno solo.

Cristo es la roca firme donde construimos nuestro hogar. Cuando tenemos a Dios en nuestro matrimonio, nuestra relacion se vuelve mas estrecha, especialmente en tiempos dificiles.

No tomes decisiones apresuradas, cuando estas enojado. Piensa en un balde con lodo y agua agitada; jamas podras ver el fondo, pero si esperas con paciencia, lo veras todo con mayor claridad.

Nunca reveles las confidencias de tu pareja. La confianza es dificil de recuperar.

Las palabras tienen poder. Por ello, habla a tu conyuge palabras de bendicion no de destrucción.

El perdon rompe las cadenas del rencor. Libera tu matrimonio perdonando

El Matrimonio confiere gracias especialisimas sobre los conyuges… conocelas, utilizalas y disfrutalas

Un Poema Para Enamorar

233413193157636713_F8nnoitx_b
Deja caer ese orgullo en el olvido,
libera la emoción en sensual entrega,
y en el místico roce de la piel nueva,
hechizaré suavemente tus sentidos.

Entrégate, mas no me des nada…
Envenéname de ilusión controlada,
inúndame de la necesidad infinita
de sentirme tuyo, de sentirte mía…
¡Deja el deseo libre inflamando la piel
y el amor salvaje se rinda a tus pies!

Acércate, pero hazlo muy lentamente…
dame un instante que dure por siempre.
¡Brilla con ese brillo de lo inalcanzable,
deja fluir de tu esencia lo más deseable,
ponle tu mágico e inconfundible sello
y mátame de pasión en un eterno beso!

(Fabián Ruiz)

Cómo mejorar la comunicación en las relaciones

Tips para la comunicación con la pareja

Muchas parejas terminan sus relaciones porque no encuentran un entendimiento. Esta falta de comunicación lleva a peleas, rabia y resentimiento. Usted puede prevenir problemas de comunicación en sus relaciones si practica algunos de los siguientes consejos. Si puede aplicar algunas de estas ideas va a poder evitar problemas de comunicación con su pareja. Es increíble como pequeñas cosas como ser escuchar, o notar algo bueno en la otra persona puede mejorar su relación.

Las relaciones en general pueden ser difíciles. La comunicación es muy importante en las relaciones pero la misma ha sido tomada muy a la ligera, sin darnos cuenta que su importancia radica en el hecho de que nos ayuda a crecer.

Muchas parejas terminan sus relaciones porque no encuentran un entendimiento. Esta falta de comunicación lleva a peleas, rabiay resentimiento. Los problemas debido a la falta de comunicación son el resultado de:

  1. Hablar mucho y no escuchar;
  2. Utilizar comunicación indirecta que no lleva al punto;
  3. Mostrar una actitud defensiva como ser agresividad
  4. No ser honestos.

Usted puede prevenir problemas de comunicación en sus relaciones si practica algunos de los siguientes consejos:

  • Cuando se communique con su pareja, escuche lo que él o ella tienen que decir, piense antes de responder.
  • Vaya al punto. No hay necesidad de esconder nada. Sea abierto y claro para que no ocurran mal entendidos.
  • Sea honesto y no mienta. La mentira solo lleva a la falta de confianza, duda y resentimiento
  • Trate de ser asertivo. Usted necesita entender a la otra persona, pero también debe expresar sus sentimientos e ideas con claridad. Una relación está formada por dos personas por lo tanto debe haber dos voces.
  • Para mejorar la comunicación en su relación debe existir apertura de ambas partes. Usted puede hacer esto compartiendo sus experiencias, las buenas y las malas. Esto ayudará a que ambos apredan el uno del otro.
  • Cuando surja una discussion, evite comentarios que van a dañar a la otra persona. Esto incluye generalizaciones y desprecios. Si no hace esto, más tarde se sentirá arrepentido de lo que dijo. También es importante que ambos se exalten la autoconfianza y autoestima.
  • Encuentre algo bueno a pesar de lo negativo. Permita que su pareja tenga su espacio propio evitando ser controlador e insistiendo que siempre tiene razón.

Si puede aplicar algunas de estas ideas va a poder evitar problemas de comunicación con su pareja. Es increíble como pequeñas cosas como ser escuchar, o notar algo bueno en la otra persona puede mejorar su relación.

Cómo saber si mi pareja es madura


La madurez en una relación de pareja es un aspecto muy importante, que se va construyendo a lo largo del proceso que tiene una relación afectiva. Además, la madurez de la pareja está emparentada o relacionada con la madurez psico-afectiva de cada miembro de la misma.

La madurez psicoafectiva se basa en el nivel de resolución de sus propios conflictos, que tiene cada persona y cómo los resuelve. Esto va a pautar un nivel de madurez afectiva que repercute en la relación de pareja

Además, la pareja misma va a transitar por una serie de niveles de madurez que es única para cada pareja ya que va a depender de las características individuales de cada persona y de la especificidad de cada pareja.

De todas formas, más allá de especificidades, podemos enumerar algunos aspectos de importancia para determinar el grado demadurez en una relación de pareja:

  • El respeto por el otro en todo sentido es uno de los aspectos más importantes.
  • La comunicación sana y libre de malentendidos es otro de los aspectos relevantes.
  • La posibilidad de transformar la realidad en base a proyectos en conjunto.
  • El poder sentir amor por el otro a lo largo del tiempo.
  • El poder conformar un grupo familiar sujeto de su realidad y de la que la rodea con una posición activa ante la misma.
  • El poder mantener espacios individuales para cada integrante de la pareja.
  • El resolver los conflictos que se presentan y tramitarlos como un insumo positivo para la experiencia de la pareja y de cada uno de sus integrantes.
  • La sinceridad recíproca.
  • El conocimiento de ambos en profundidad, tanto del otro como de sí mismos.
  • La capacidad de soporte y apoyo que pueda ser la pareja para ambos.
  • El vencimiento de los prejuicios y la capacidad de libertad que ofrezca la pareja para ambos integrantes.

En suma, estos pueden ser aspectos muy importantes para tomar en cuenta a la hora de establecer una relación de pareja madura y sana.

¿Qué es lo que define una buena relación?

Cuando la gente experimenta el enamoramiento, este suele empezar como atracción. El deseo sexual puede formar parte de esa atracción. En esta etapa, los adolescentes pueden soñar despiertos con salir con un nuevo novio o una nueva novia. Y pueden escribir una y otra vez el nombre de esa persona especial o pensar en ella al escuchar determinada canción.

Seguro que lo sienten como si fuera amor. Pero todavía no lo es. No ha habido tiempo para que desarrollen la intimidad y la proximidad emocional necesarias para el amor. Dado que la atracción y el deseo sexual son sentimientos nuevos y van dirigidos a una persona con quien nos gustaría mantener una relación, no es de sorprender que confundamos la atracción con el amor. ¡Es todo tan intenso, tan excitante y tan difícil de entender!

La locura y la intensidad de la fase de la pasión y la atracción se atenúan al cabo de un tiempo. Como cuando ponemos toda nuestra energía en ganar una carrera, este tipo de pasión es estimulante pero demasiado extrema para mantenerla eternamente. Si una relación está destinada a durar, entonces entra en juego la intimidad. La intensidad pasional del principio se puede atenuar, pero es sustituida por un profundo vínculo afectivo.

Algunas de las formas en que las personas desarrollan la intimidad son:

  • Aprender a dar y recibir. Una relación sana implica un “toma y da” entre ambos miembros de la pareja, en vez de consistir en cuánto puede obtener una persona de otra o cuánto puede dar una persona a otra.
  • Expresar sentimientos. Una relación afectuosa y de apoyo permite expresar detalles personales —como preferencias y aversiones, sueños y preocupaciones, momentos de orgullo, decepciones, miedos y puntos débiles.
  • Escuchar y apoyar. Cuando dos personas se importan, se apoyan mutuamente cuando se sienten vulnerables o tienen miedo. No se hacen de menos o se insultan, incluso cuando discrepan.

Dar, recibir, abrirse y apoyarse son procesos bidireccionales: una persona expresa un detalle personal y entonces la otra persona comparte algo suyo, lo que hace que la primera persona se sienta lo bastante segura como para compartir un poco más de sí misma. De este modo, la relación se va convirtiendo gradualmente en un lugar para la comunicación, la confianza y el apoyo mutuo, donde cada miembro de la pareja sabe que el otro estará allí en los malos momentos. Ambos se sienten aceptados y valorados por lo que son.

La pasión y la atracción que la pareja experimentó al principio de la relación no desaparecen. Sólo evolucionan o varían. En las relaciones sanas y duraderas, las parejas a menudo se dan cuenta de que la pasión intensa viene y va en diferentes momentos de la relación. Pero la intimidad siempre está ahí.

De todos modos, a veces las parejas pierden la intimidad. En los adultos, las relaciones a veces se transforman en lo que los expertos denominan “amor vacío”. Esto significa que la intimidad y la atracción o pasión que se sintieron al principio desparecen, pero la pareja sigue junta solo por compromiso. Esto no suele ocurrirles a los adolescentes, pero hay otros motivos por los que una relación puede llegar a su fin.

 

¿Amor duradero o aventura amorosa?

El tercer ingrediente de una relación amorosa, el compromiso, consiste en querer y decidir permanecer juntos como pareja en el futuro — a pesar de cualquier cambio o desafío que pueda plantearnos la vida.
A veces, las parejas de adolescentes que se enamoran en secundaria desarrollan relaciones duraderas en las que el compromiso es un elemento fundamental. De todos modos, muchas relaciones no duran. Pero eso no obedece a que los adolescentes no sean capaces de amar profundamente.

Típicamente, los adolescentes tienen relaciones más cortas porque la adolescencia es una etapa en que se buscan instintivamente muchas experiencias diferentes y se prueban muchas cosas diferentes. Se trata de descubrir quién es uno, qué valora y qué quiere conseguir en la vida.

Otro motivo de que se tienda a tener relaciones más cortas durante la adolescencia es porque las cosas que deseamos obtener en una relación romántica cambian a medida que nos vamos haciendo mayores. En plena adolescencia —sobre todo en los chicos—, las relaciones se basan principalmente en la atracción física. Pero, en torno a los veinte años, se valoran más las cualidades internas de la persona. Las adolescentes consideran la intimidad como el ingrediente más importante del amor— ¡aunque tampoco tienen ningún inconveniente en echarse un novio que sea mono!

Durante la adolescencia, las relaciones sentimentales se establecen sobre todo para pasárselo bien. Salir con alguien puede parecer una estupenda oportunidad de ir a sitios y hacer cosas divertidas. Salir con alguien también puede ser una forma de encajar en el grupo de amigos. Si todos tus amigos salen con alguien, es posible que te sientas presionado a echarte novio o novia.

Para algunas personas, salir con alguien es una cuestión de estatus. Puede parecer como otra versión de las camarillas: la presión por salir con la persona “adecuada” en el grupo “adecuado” puede hacer del hecho de salir con alguien algo mucho menos divertido de lo que debería ser —¡y que tiene muy poco que ver con el amor!

Sin embargo, a finales de la adolescencia, las relaciones amorosas no se establecen tanto para tener alguien con quien salir y pasárselo bien o para encajar en el grupo. La intimidad, el hecho de compartir algo con otra persona y la confianza adquieren más importancia tanto para los chicos como para las chicas. En torno a los veinte años, la mayoría de chicas y chicos valoran el apoyo, la intimidad y la comunicación, aparte de la pasión. Es entonces cuando empiezan a pensar en encontrar a alguien con quien comprometerse a largo plazo —un amor duradero.