Un Poema Para Enamorar

233413193157636713_F8nnoitx_b
Deja caer ese orgullo en el olvido,
libera la emoción en sensual entrega,
y en el místico roce de la piel nueva,
hechizaré suavemente tus sentidos.

Entrégate, mas no me des nada…
Envenéname de ilusión controlada,
inúndame de la necesidad infinita
de sentirme tuyo, de sentirte mía…
¡Deja el deseo libre inflamando la piel
y el amor salvaje se rinda a tus pies!

Acércate, pero hazlo muy lentamente…
dame un instante que dure por siempre.
¡Brilla con ese brillo de lo inalcanzable,
deja fluir de tu esencia lo más deseable,
ponle tu mágico e inconfundible sello
y mátame de pasión en un eterno beso!

(Fabián Ruiz)

Llénalo de Amor de Amado Nervo

Siempre que haya un hueco en tu vida,
llénalo de amor.
Adolescente, joven, viejo: siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.
En cuanto sepas que tienes delante de tí un tiempo baldío, ve a buscar al amor.
No pienses: “sufriré”
No pienses: “me engañarán”
No pienses: “dudaré”
Ve, simplemente, diáfanamente, regocijadamente, en busca del amor.

¿Qué índole de amor? No importa: todo amor está lleno de excelencia y de nobleza.
Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas… pero ama siempre.
No te preocupes de la finalidad de tu amor.
El lleva en sí mismo su finalidad.
No te juzgues incompleto porque no responden a tus ternuras: el amor lleva en sí su propia plenitud.
Siempre que haya un hueco en tu vida,
llénalo de amor.

Versos de Amor

Nunca pensé
que me iba a fijar en ti
y sentir algo tan lindo
que es lo que siento
ahora dentro de mí.

Que torre tan alta
que volcán tan elevado
que guapo jovencito del
que me he enamorado.

El viento besa el barco
el barco besa el mar
y yo quisiera ser brisa
para tus labios poder besar

 

Con aquellos ojos me miraste
yo de piedra me quedé
y en aquel instante
yo de ti enamoré.

Pueden pasar los años
y nos puede separar la distancia
pero siempre nos unirá
el amor y la esperanza.

Diez son los mandamientos
solo dos me aprendí,
uno amar a dios
y el otro amarte a ti.

En el cielo hay angelitos
en el árbol pajaritos
en el agua pececitos
y en la tierra papacitos.

Anduve en Francia
anduve en Perú
tuve mil novios
pero ninguno como tú.

Si tú eres luna
quisiera ser sol
para hacer un
eclipse completo de amor.

Tu mamá una rosa
tu papá un clavel
y tu el retoño de
de quien yo me enamoré.

 

Tienes la Culpa de mi Deseo

Tienes la culpa de mi deseo,
posees la intriga de mis sentimientos,
eres dueña de todas mis pasiones,
eres plena de los sueños de querernos,
eres señora de cada uno de mis placeres,
y no lucho, no me resisto
¿Para qué, si contigo soy feliz?

Poema: Los amantes amados


Leves rayos de luna
traspasan la barrera
elemental de los cristales
poniendo claroscuros en tu cuerpo.

Hay quietud en la casa
y en el mágico mundo
de las cosas que nos rodean.
Tan sólo yo, por los caminos
inciertos de la noche,
me acerco a ti, que duermes
el sueño complacido
de quien tiene la fuerza del amor.

Desde la calma del amante
recientemente amado,
te miro sin codicia,
pero con mucha devoción,
con infinito gozo.

Estás desnuda,
con la expresión hermosa
de una mujer amada,
una mujer que entrega
el corazón desde una
intensidad correspondida.

Me acomodo a tu lado
y arropando tu cuerpo con el mío,
escucho tu respiración
acompasada, casi musical,
hasta que el alba me bendice
con un sueño de miel, el prodigioso
sueño de quien se siente amante,
amado y satisfecho.

Del libro “Gotas de hielo”

Poema: En esta noche fría

Oigo a los lejos un tema,

sacia el  silencio que temo,

llenas las copas en mesa

calma y cordura no meso

Dejo al decoro sus velos,

baño la estancia de velas,

nave que encalla en el puerto,

brisa que cierra la puerta.

Alma que pongo en tus manos

ansia  perlada que manas,

manto de cuerpo calmado,

noche de frío y calmada.

Férvidos labios canela

rozan mi cuerpo canelo,

mimos en danza de arañas

se oyen gemidos…¡Araños!

gisell_v

Poema de Amor: Lejos…

Lejos, estás lejos
aunque te siento, incluso te beso
a pesar de que puedo mirarte,
sigues lejos, cada instante más lejos
es extraña mi añoranza de ti,
porque estás aquí
pero no estás aquí: estás lejos de mi.
¿Qué te puedo decir que no sepas?
Podría enumerar tus virtudes,
y no acabaría a tiempo,
podría relatar mis añoranzas,
pero no te añoro si existes,
podría incluso morir de amor,
pero muerto aún seguiría amándote.

Así te quiero, tal quieres

Te quiero, así no lo quieras

cada día, en mis mañanas frías

toda la noche sin que trasnoche

en esas horas que me acaloras.

Así lo quieres, y quieres

un clan de nubes no te envolviera

rozar mi piel antes que el ocaso

calcinarme en llameante hoguera

dejarme rendida ante tu paso.

Te quiero, así no lo quieras

Así te quiero, tal quieres.

gisell_v

Sueño De Amor Perfecto de Bernardo Ortiz de Montellano

Amor de sueño amante que otro cielo
revive en su interior desdoblamiento,
unión la de los ojos y el aliento
que las manos aparta de su celo.

Amor de cuerpo y sombra ceniciento
de paisajes recónditos al hielo
de color y de aroma y de desvelo
puro como la muerte y como el viento.

amor que de la carne vuela al sueño
y en él imagen que desnuda anude
la ribera sin ámbito de cuerpo.

Amante que en su sombra se desnude
y en su sangre redima lo que fluye
y descubra en su sueño lo que sueño.

Andrés Eloy Blanco La barca del pasado

Y ahora, vuelvo los ojos
Hacia la síntesis del canto,
Hacia la barca del pretérito,
De parda vela y el bauprés sangrado,
Tu propia barca, donde tú venías,
Piloto de ti mismo, timonel de tu barco,
Donde venía la patria recién nacida,
Como Moisés entre sus mimbres, por donde Dios quiso llevarlo.

Caracas fue la cuna
Y Angostura la eternidad.
Por los montes andaba la patria sin bautismo,
Cuando llegó a los llanos, curva de caminar,
Y entre tus aguas se fundió contigo
Y fue contigo un solo llanto y un solo rugido tenaz.
Y bajaste con ella. Te cabalgó. Su trenza
Era la espiga del escudo y tú eras el caballo sin paz.

Surcaste las tierras crucificadas
Y en Angostura le diste tu agua lustral
Y seguiste con ella: ¡allá va la república!
Y en las bocas se hace veinte patrias más
Y se asoma a tus veinte labios
Cuando se va acercando al mar
Y el mar alza en hostias su mejor espuma
Y en las veinte bocas te pone sal.

Padre del agua, Orinoco de las siete estrellas:
Cayó en tus aguas mi parábola
Como un llanto en el fondo de una mano abierta.
Si el mar te bautiza con la sal del mundo,
Río de la patria de las siete estrellas,
Mi parábola desnuda,
Mi llanto manado de una herida nueva,
Te caiga en el fondo y a la mar se vaya
Y en el mar se espume y suba en la niebla
Y en la nube viaje
Y en la montaña llueva
Y salte en la fuente y a tus aguas torne
Y arda en el brasero de tus siete estrellas

(Aguas del Orinoco, noviembre de 1927)