Historias Famosas de Amor: El Taj Majal

El emperador Shah Jehan y Muntaz Mahal: quizá sus nombres no te digan mucho, pero si seguimos recordando a esta pareja 400 años después de su muerte, es porque su amor inspiró una de las siete maravillas del mundo y el monumento más famoso de la India, el Taj Mahal. El heredero del Imperio Mogol se enamoró perdidamente de una princesa persa-musulmana, que se convertiría en su segunda esposa y favorita de la corte. Pero tras dar a luz a su catorceavo hijo Muntaz Mahal murió, no sin antes pedirle cuatro deseos a su marido: que se casara de nuevo, que fuera bueno con sus hijos, que le construyera una gran tumba y que fuera a visitar su tumba al menos una vez al año en el aniversario de su muerte.
Al deseo de Mahal le dedicó el emperador toda su vida, convirtiéndose en su gran obra y paradójicamente en su destrucción, su obsesión se transformó en locura y el esfuerzo económico le supuso su ruina y la pérdida de su reino, uno de sus hijos le derrocó y Shah Jehan fue encerrado en el fuerte de Agra, donde pasó el resto de su vida contemplando entre rejas el monumental mausoleo construido por amor.

Historias Famosas de Amor: Romeo y Julieta

Tragedia de William Shakespeare sobre las desventuras de una pareja de enamorados que sufre la terrible enemistad de sus familias: Montescos y Capuletos, en la ciudad de Verona, ltalia. La muerte de ambos cierra la historia de amor más conocida de la Tierra. En una de las líneas más sentidas, Julieta dice: “Romeo, Romeo, ¿por qué eres Romeo” haciendo referencia al nombre que obligaba a la separación de ambos.

Verona, mes de julio. En un baile de máscaras se conocen Romeo Montesco y Julieta Capuleto, quienes se sienten inmediatamente atraídos. Romeo le declara su amor cuando la visita en el balcón de la casa familiar. Pero siendo conscientes del odio que separa a las dos familias nobles, eligen casarse en secreto ante el sacerdote Lorenzo. Luego, en una lucha personal, uno de los Capuletos mata a un amigo de Romeo y éste a su vez, da muerte al matador. Romeo es obligado por su familia a ocultarse en Mantua. El padre de Julieta, que desconoce la boda secreta, quiere obligar a su hija a casarse con el conde Paris. Julieta visita al sacerdote pidiéndole consejo, pues ni quiere ni puede romper su voto matrimonial.

El religioso le da entonces una poción que produce en las personas la apariencia de la muerte secándolas profundamente. De tal forma, piensa el sacerdote, Romeo vendrá en su rescate. Ella toma el engendro. Romeo regresa a Verona al tener noticias de la muerte de Julieta y, lleno de odio, mata a Paris. Luego encuentra a Julieta supuestamente “muerta”. Incapaz de soportar tanto dolor, Romeo le da un último beso, se toma un veneno y cae muerto a sus pies. Cuando Julieta se recupera del letargo y comprueba la muerte de Romeo, ella también se suicida, clavándose una daga en el pecho.

Tras la terrible tragedia de muertes y odios rodeando el amor imposible y eterno, las familias superan las distancias y se reconcilian. Romeo y Julieta ha sido llevado al cine, al teatro, a la danza, se han compuesto sinfonías, conciertos, poemas sinfónicos, ballets y se han producido centenas de pinturas y esculturas.

Saber amar…

Tenía nueve grandiosos meses con mi novia, nueve meses en los que pensé que era feliz a mi lado, por que yo así lo era.

Al cumplir los nueve meses con ella me di cuenta que ella no sonreía mucho a mi lado últimamente, una semana después le pregunte ¿si había alguien mas?, ella respondió que no, a lo que yo recalqué ¿por que ya no eres feliz a mi lado?, y ella respondió, si lo soy, yo le hice notar que no lo era, a lo que yo repetí, ¿hay alguien mas?, ella respondió…

SI.

El corazón se me partió en mil pedazos, el dolor me invadió, la pena y la soledad me tomaron en brazos, la fe en las personas desapareció, la mujer que amé con el alma, con el corazón y el cuerpo, que me repitió tantas veces que me amaba con el corazón… pensaba en alguien mas.

La mande con él, la abandoné… con el dolor en el corazón mi vida no sería la misma sin ella, cometí el grave error de poner mi felicidad en solo una persona. Deje de creer en el amor y comencé a sentir envidia de los que eran felices y sentía pena de mi mismo.

Pero unos pocos días después dije hasta aquí, comencé a poner todo en orden, mis sentimientos y mi amor propio. Dejé de echarme la culpa por lo sucedido, comprendí que yo di lo mejor de mi para ella y le dije a la que fue mi novia si quería regresar conmigo otra vez, porque aun la amaba.

La verdad, la perdoné… y olvidé, en esos días comprendí muchas cosas, que al amor ideal solo puede llegar uno solo, que el amor solo puedo sembrarlo en mi corazón y entregarlo, no puedo obligar a nadie a que me ame como yo a ella, que el amor verdadero es fuerte y soporta mucho, pero sobre todo perdona y olvida.

Hoy, sigo con ella, la hago sentir amada, como si nada hubiera pasado, pero yo se que si esto vuelve pasar, tendré que dejarla ir para no volver, el AMOR perdona y olvida pero no soporta el mismo golpe dos veces, si tu perdonas por segunda vez una traición tal vez no es amor.

UN CONSEJO, DEN LO MEJOR DE SI EN SU RELACION ASI CUANDO ESTA ACABE SE IRAN CON LA CONSIENCIA TRANQUILA, EL CORAZÓN ALIVIADO Y CONFORTADO, CON LA ALEGRIA DE SABER QUE EN TU CORAZÓN NACIO AMOR Y NUNCA LO NEGASTE, ESO DA FELICIDAD, ESO ES SABER AMAR

Colaboración de Mortal especial
Ecuador

 

El origen de la historia de Blancanieves

Durante mucho tiempo se creyó que el origen deBlancanieves se hallaba en la creación de Giambattista Basile, que el siglo XVI publicó su Pentamerón, El cuento de los cuentos, una antología de historias tradicionales en donde aparece el relato de Lisa, una niña de siete años que, tras un accidente con un peine mágico, entra en un estado inconsciente. Su familia la da por muerta y la entierran en un ataúd de cristal, lugar en donde la joven siguió creciendo hasta adquirir el cuerpo y las facciones de una mujer adulta.

Esta inicial historia de Blancanieves carece por completo de sus ingredientes más conocidos, como el espejo mágico, los siete enanos, la manzana envenenada, la reina malvada y el hermoso príncipe azul, y es que fue muchos años después cuando se descubrió el verdadero origen de Blancanieves, un origen distinto al de otros cuentos populares ya que éste se basa en un personaje histórico, en una historia de la vida real

Sin tratar de desanimar a aquellos que por años han visto el cuento de Blancanieves como algo mágico y seductor que conduce inmediatamente la imaginación a Disney, es mi deber informales que dicho personaje si existió realmente.

El cuento mágico no relata que:

Érase una vez una reina que, cosiendo, se pinchó el dedo y vio su sangre caer en la nieve. Entonces cuando deseó tener una hija con la piel tan blanca como la nieve, los labios rojos como la sangre y el pelo negro como la noche. Su deseó se cumplió en la silueta de Blancanieves. Pero la reina murió tras de dar a luz, y el rey se casó con una bruja maliciosa que tenía un espejo mágico.
La bruja-reina solía preguntarle a su espejo:
-Espejito, espejito, ¿quién es en la mujer más hermosa del reino?
Y el espejo respondía:
-Tú, mi reina, eres la más hermosa de todas.
Pero cuando Blancanieves creció se volvió demasiado bella como para que el espejo la ignore. De modo que ante la pregunta habitual éste respondió:
-Blancanieves es la más hermosa.
La bruja-reina envió a un sicario para asesinar a Blancanieves en el bosque. Para asegurarse del éxito de la empresa le exigió que le trajera el corazón de la niña. El asesino circunstancial, de hecho, un cazador pobre, se arrepintió y le llevó a la bruja el corazón de un ciervo, que fue cocinado por el chef real y devorado alegremente por la reina.
En su escape, Blancanieves descubre una casa que pertenecía a siete enanos. Tras algunas negociaciones y regateos, Blancanieves se compromete a cocinar y mantener el lugar en orden a cambio de que le permitan vivir allí. Los enanos acceden y ejecutan prodigiosas acrobacias como muestra de gnómica alegría, en medio de muchos cantos pegajosos.
La reina, por su lado, se entera a través del espejo que Blancanieves está viva. Intenta asesinarla tres veces. La primera, mediante una cinta mágica, la segunda, con un peine de extraordinario filo; y por último, mediante una manzana envenenada. La joven cae en un sueño profundo, similar a la muerte. Los enanos, ejecutando los mismos bailes y entonando las mismas canciones pero en tono funebre confeccionan un ataúd de cristal para seguir contemplando a Blancanieves aún después de muerta. (algo morboso desde mi punto de vista).
Eventualmente, un príncipe llega a la región. Oye la historia de Blancanieves y decide visitar su ataúd. La joven es tan hermosa que el príncipe gestiona con los enanos que éstos le permitan besarla. Al hacerlo, se desprende el pedazo de manzana que se había atorado en la garganta de la muchacha; ésta despierta y accede a un repentino matrimonio. Nunca se nos aclara como un “beso delicado como el rocío” puede liberar una tráquea.
La bruja-reina asiste a la boda en una corte vecina, desconociendo que la novia es, en realidad, Blancanieves, pero el príncipe ya ha preparado un plan bestial. La bruja es calzada con un par de zapatos de hierro calentados al rojo vivo, y se la obliga a bailar hasta caer prolijamente muerta.

Fue el historiador Karlheinz Bartels quien descubrió el verdadero origen del cuento de Blancanieves. La historia original puede rastrearse hasta las márgenes del río Meno, en Alemania, donde en 1729 nació Maria Sophia Margaretha Catharina von Erthal, la verdadera Blancanieves.

El padre de esta niña fue Philipp Christoph von Erthal, diplomático de Lohr. En 1741, tras la muerte de la madre de Maria Sophia, Philipp se casó Claudia Elisabeth Maria von Venningen, condesa imperial de Reichenstein. La “madrastra de Blancanieves”, de carácter violento y autoritario, que aprovechó las ausencias diplomáticas de su marido para favorecer a los hijos de su primer matrimonio. La prueba central de que María Sophia es en realidad Blancanieves es el “Espejo Mágico”, o espejo parlante del cuento. El castillo de Lohr poseía un fastuoso espejo que hoy en día se halla en el museo de Spessart. Éste fue el regalo de bodas de Philipp a su segunda esposa, la bruja-reina del cuento. Su manufactura es tan delicada que el marco del espejo posee propiedades acústicas notables. Se dice si alguien habla cerca de él, por sus aberturas puede oírse un extraño eco que parece responder las preguntas que se le formulan. Más aún, sobre el marco puede leerse una inscripción que parece reflejar perfectamente la vanidad de la “bruja”: Amour Propre, literalmente, “amor propio”.

¿Pero dónde se encuentran los siete enanos? -se preguntará el lector ávido de confirmaciones- En las estribaciones del Höhenweg, las Siete Montañas de Spessart, donde hoy en día se hallan los despojos de las minas de Bieber, en las que trabajaba un número considerable de niños envejecidos por la dura labor. Elsarcófago de cristal también procede de allí, ya que en aquella región se manufacuraban majestuosos cofres funerarios traslúcidos.

El cronista oficial de la familia Erthal, M.B. Kittel, describe a Maria Sophia como una joven hermosa y llena de virtudes, “un ángel caritativo y bondadoso; activo contra la pobreza y la indigencia”. Toda la región la consideraba una especie de hada sobrenatural, y las crueldades de su madrastra quedaron doblemente expuestas a causa de la ceguera parcial de la muchacha, producto residual de la varicela.

Esta historia fue recogida por los hermanos Grimm, siempre atentos a las tragedias clásicas, y en 1812 la primera historia de Blancanieves y los siete enanitosfue arrojada sobre las imprentas europeas con algunas alteraciones que intentaban disimular el verdadero origen del cuento. El cine hizo el resto, haciendo prácticamente imposible hallar a la ciega María Sophia en el rostro lívido deBlancanieves.

Amarte es…

Comenzar a escribir lo que por ti siento

sin albergar  el temor de perderte.

 Dibujar el amanecer en su esplendor,

despertando con el aroma de tu olor.

 Encontrar entre las nubes tu rostro

y trazar el pentagrama de mi amor.

Escuchar lo melodioso de tu voz

aún en el silencio de tu ausencia

Saborear la frescura de tu boca,

sin que tus labios me rocen o besen.

 Sentir la fogosa pasión de tu cuerpo,

hasta cuando no me rodean tus brazos.

Te amo cuando estás ausente…

Te venero al estar presente.

@gisell_v

Cansada De Besar Sapos y Morder Manzanas (1)

Siempre al final de una relación, la cual no dejo con el corazón deshecho y el cerebro congestionado, nos hacemos la misma estúpida pregunta sin respuesta de todos los tiempos ¿ Por que siempre me pasa lo mismo?, si divagamos un poco entre las posibles respuestas con las que puedes excusarte en ese momentos la mas común de ellas y clásico de todos los tiempos “Todos los hombres son iguales”  entre otras respuestas similares ilógicas y sin sentido que no alivian en nada nuestros pesares.

Después de muchas investigaciones y serios análisis al respecto, la verdad ha sido revelada una vez mas, pude determinar  que el problema de como enfrentan las mujeres las relaciones de pareja y el fin de las mismas, son los esquemas que vieron de esas relaciones cuando niña, es decir los cuentos de hadas son lo culpables de todas las lagrimas que has botado hasta ahora.

Esta teoría de los cuentos de hadas no es nueva, no estoy inventando el agua tibia, existen ya muchas discusiones sobre como nos afectaron los maravillosos cuentos de Disney  que nada tienen que ver con las verdaderas historias de los hermanos Grimm o Charles Perrault en la manera de enfrentar la vida amorosa.

Pues si bien los cuentos de hadas influyeron también es lógico culparnos a nosotras mismas por creerlo e intentar sacar de las paginas el “felices por siempre” y plasmarlo en la vida real sin preguntarnos los ¿como? y los ¿Por que? de ese “felices para siempre” , y para descifrar paso a paso y tocar todos los tópicos que se derivan de los cuentos de hadas infantiles comenzare por el mito principal besar sapos.

El mito del sapo embrujado que se convierte en príncipe producto de un verdadero beso de amor, es este la base de todos los cuentos de hadas y  ha rondado en nuestras cabezas desde la prehistoria, nos hemos implantado un chip de búsqueda satelital para encontrar bajo cielo y tierra al bendito príncipe de nuestros sueños y en eso pasamos la vida repartiendo nuestro corazón y gastando nuestros besos de amor con cuando sapo se nos pasa por enfrente, los cuales eventualmente no se convierten en príncipe y a eso le sumamos el hecho de tiempo gastado en vano tratando de convertirlo a la fuerza en nuestro prototipo ideal y al final nos desilusionamos con el resultado, volviendo a la búsqueda infinita y así sucesivamente en un circulo vicioso de fantasia infructuosa.

No describiré el cuento ya que las mujeres se lo saben de memoria, pero si haré  una reseña de lo que este significa, el sapo representa lo que nadie quiere ser ya que, ser feo, verde y lleno de moco no es nada agradable, la moraleja del cuento es enamorarse de alguien no por si exterior si no por lo que lleva dentro, es decir el príncipe. Esta moraleja inaplicable en la modernidad de manera literal suena hermosa, el valorar los sentimientos y dejar de lado el aspecto físico es realmente encantador.

Pero la manera aplicada es incorrecta ya que ninguna de las mujeres que buscan sapo,  se van con sapos feos, se van con sapos galanes que ya parezcan príncipes que le ofrezcan villas y castillos, con la esperanza de que este sapo decida quedarse solo con ellas, ya que los sapos de la actualidad no se quedan sentados esperando a sus princesas, salen a buscarlas y como saben que tienen poder gracias al engaño de ser supuestos príncipes, pues van probado de boca en boca como las niñas pasan de sapo en sapo.

Para desmontar el mito, no existen en el mundo real sapos magicos, nadie ha comvertido a tu principe en sapo, no busques mas sapos, busca principes directamente y ahorrate el trabajo, tampoco tu eres una princesa sin importar lo que te digan tus padres, no lo eres, después de haber aceptado ese hecho (pasaras horas llorando), entenderás que eres una mujer madura o no tanto pero una mujer, seguramente muy guapa e inteligente, así que puedes buscar a un hombre guapo e inteligente para empezar a escribir tu propia historia.

Los hombres no se vuelven perfectos de la noche a la mañana, de hecho nunca son perfectos, ya que nadie lo es, bajar un poco tus aspiraciones de príncipes y convertirlas en posibilidades reales, no significa rebajarte a ti misma, en cambio pasar de sapo en sapo encontrando al príncipe si lo hace.

La moraleja real es : si encuentras a un sapo feliz, quédate con el y se feliz tu también, si no se convierte en príncipe pues que mas da, recuperar la capacidad de sorprenderte con las cosas que no se amoldan a tu esquemas es una cualidad grandiosa y única, podrias maravillarte.

Ningún hombre estará nunca a la altura de tus expectativas, sobretodos si estas son desfasadas de la realidad, no los forces, no los empujes, no les exijas, respeta la totalidad de su naturaleza,  si aprendes a amar los dos lados del sapo puede que resulten mejor que el príncipe

Los hombres no son perfectos, son sapos y seguirán siéndolo, no intentes cambiarlo, disfruta de sus virtudes y ríete de sus defectos y así tendrás el final feliz que tanto esperabas.

Una presunta historia de amor que me relato un taxista

¿Le moleta la radio? ¡Ah!, escuche que bonita es esta canción, ”Oleo de una mujer con sombrero”, del pelao Silvio. A mi me gusta esa parte de que una mujer se ha perdido conocer el delirio y el polvo, y de que la cobardía es asunto de los seres humanos, no de los amantes. Es que el amor es todo amigazo ¿Ah? ¿O no, dice usted? Mire, ¿lo llevo por la Alameda o por Ecuador? Vámonos por aquí no más.

Mire, le voy a contar una presunta historia de amor como yo le digo. Esta historia comienza con una fiesta en el lado noreste de la ciudad, hace 51 años. Es mi cumpleaños número siete, pero además hay otro motivo de celebración. Es que a la casa llega también una tía soltera a sus cuarenta y dos primaveras con un novio del brazo. El primero que le conocemos. Es mi tía Blanca Rosa, acompañada por Tomás. Los recibieron amablemente mi madre y mi padre. También estaba invitado mi abuelo materno y padre de mi tía. El otro motivo de la fiesta es que Tomás viene a pedir la mano de la ya mencionada señorita. El novio era muy alto y elegante, recuerdo. También frisaba los cuarenta y tantos. Era muy caballero y los adultos brindan en el comedor por los siete años del mayorcito, que soy yo. A la hora del postre, los niños, llevados democraticamente a la mesa de los adultos, contamos chistes de Condorito y cantamos ”Marcianita” es decir ”…quiero una chica de Marte que sea sincera/que no se pinte, no fume, ni siquiera sepa lo que es el rock and roll/Marcianita/Blanca o negra/ en el año sesenta seremos felices los dos, etc, etc.” ¿Usted no la oyó nunca?, es que usted es más joven que yo.

Bueno, el mundo -tal como mi tía Blanca Rosa y Tomás- quería otra oportunidad. Estaba atras la guerra mundial y empezaba la guerra fría con Cuba soltándose de las ataduras. Además se pensaba que llegaríamos luego a Marte donde estarían estas marcianitas puras e incontaminadas. En Yanquilandia estaba que ardía el conflicto racial y odioso de los más reaccionarios blancos y creo que por eso la canción decía que la Marcianita fuera blanca o negra no importaba. Sutil saludo anti-racista a la lucha de los hermanos y hermanas de color en el vientre del imperio. Los tiempos cambiaban paro había eternos conflictos limítrofes entre nuestros paisitos, que los gobernantes de turno avivaban de vez en cuando para desviar la atención de sus problemas internos. De pronto, los adultos empezaron a tocar este tema. En un lado mi abuelo diciendo que había que arrasar con los argentinos que ya nos habían quitado media Patagonia. De otro lado, el novio de mi tía que decía que los problemas limítrofes deberían terminar de una vez por todas porque solo servían para entronizar a los gobiernos derechistas y dividir a los pueblos. Mi padre, con instinto de buen piscis y presintiendo que se venía algo grande, solo bebió vino y escuchaba. Mi madre y mi tía Blanca Rosa, a medida que la discusión iba subiendo de tono, hablaban cada vez con menor entusiasmo de los preparativos de la boda; y a nosotros, y a los niños, nos sacaron al pasillo aledaño al comedor. De pronto mi abuelo, recordando multiples hechos heroicos de pasadas guerras y gritando ”¿Que te creís antipatriota conchetumare? ¿Estai con Chile o estai con Argentina?”, se abalanzó sobre quien sería nuestro futuro tío con un cuchillo en la mano. Se interpuso mi padre gritando: ”¡No don Luis, no don Luis!”, mi madre y mi tía chillaban llamando a las dos nanas(la nuestra y la de mi tía), quienes aprovechándose del caos insultaban a mi abuelo diciendo en voz baja: ”La cago el viejo reculiao”. El novio de mi tía ya ex-novio a esas alturas de la noche, tomó su impecable impermeable y despidiéndose fugazmente salió a la helada noche del invierno santiaguino.

Muchos años después le pregunté a mi solterona tía Blanca Rosa que qué había ocurrido con Tomás. Me dijo: ”Nada mijito, nunca más lo vi. Estaba tan avergonzada que no traté nunca más de ubicarlo. Pero desde esa fecha en adelante, cada 30 de agosto, para Santa Rosa, yo llegaba a mi oficina y en mi escritorio había un fresco ramo de rosas blancas como mi nombre y una elegante tarjetita de Tomás saludándome. Así, por muchos años. Yo pensaba ¿y éste no se cabrea nunca? El 30 de Agosto del ‘74 no hubo ramo de rosas. Se habrá olvidado, pensé yo. El 30 de Agosto del ‘75 tampoco hubo rosas frescas en mi escritorio. Se debe haber casado, pensé yo. El 30 de Agosto del ‘76, llegué al trabajo guardando la ilusión… pero no, el regalo había cesado definitivamente como diría Borges. Traté de ubicarlo en el que yo recordaba era su trabajo. Fue fusilado el mismo once de Septiembre del ‘73, me dijeron. Es que era socialista, me argumentaron como lo más lógico del mundo. O sea, 12 días antes de morir aún tenía mi nombre en sus pupilas”, agregó Blanca Rosa. Hace una semana sepultamos a mi tía, murió a los 93. También, creo yo, llevaba el nombre de Tomás en su extinta mirada ¿Lo dejo en la esquina o pasado el semáforo?

Mauricio Redoles/El Ciudadano, segunda quincena de Marzo, 2012