A mi viejo…

Quiero agradecerles lo que ahora soy….
Gracias por darme la vida….. por su amor, por las caricias, por el dolor, por las sonrisas por el sufrimiento, por los regaños y por el aliento……
Gracias por enseñarme a crecer, a través del sufrimiento, curándome las heridas y consolándome en mis lamentos….
Gracias por el ejemplo de la honradez, del entusiasmo y la calidez, por
los regaños y desacuerdos, por las verdades y descontentos…….
Gracias por enseñarme a dar de intensa forma y nada esperar, por los
consejos y las caídas por enseñarme como es la vida….
Gracias por estar a mi lado en el momento justo y el más anhelado, cuando necesito sentir sus besos y sus abrazos y escuchar un te quiero y escuchar un te amo…..
¡Solo Dios sabe como los he extrañado!…
Gracias con todo mi corazón, gracias por ser como son, que Dios no pudo escoger de una manera mejor, a mis padres, la pareja que ustedes son.

Un Padre es Lo Mas Bello

Un buen padre es lo mas bello,
que un hijo puede desear,
es alguien que sabe exigir,
pero al mismo tiempo amar.

Padre amigo y confidente,
buenos por naturaleza,
nos señalan el horizonte,
dando animo y fortaleza.

Para aquel hijo que sufre,
es un refugio seguro.
Escucha y alienta siempre,
en las derrotas de la vida.

Si en un momento lo pierdes,
en tu mente nunca muere,
su recuerdo y enseñanzas
te guiarán y darán confianza.

Tercer domingo de junio,
le dedicas un día al año,
ellos te dan toda la vida,
sin pedirte nada a cambio.

Querido Papa

Imagen

Gracias papá por estos años,
que al lado de mamá y tus hijos…
nos haz dado lo mejor de tu existencia…
tu abnegación, tu amor y tus consejos.

Hoy solo quiero decirte viejo del alma,
que eres el ser que más respeto y admiro…
por eso te pido con amor y vehemencia,
que más que padre…¡Seas mi amigo!

Me enseñaste a caminar cuando era niño,
y de tus manos agarrado di mi primer paso…
Hoy que camino por el rumbo de la vida…
voy por ella aferrado a tus ejemplos y consejos.

Acaso no recuerdas con malicia viejo mío,
aquellas noches que anduviste en calzoncillos
buscando la cuna donde yo dormía…
me cobijaste y sin perturbar mi sueño,
con amor de macho enternecido…
pusiste un beso en mi nalguita fría.

Soy la oveja descarriada que regresa
al redil de tus brazos padre mío.
dadme el perdón y con cariño…
el dulce calor de tus consejos.

Si fui rebelde y te causé una herida,
por no escuchar tus consejos viejo mío…
Te pido perdón con el alma vencida
por que quiero regresar arrepentido.

¡Gracias papá!…por ser mi padre
que en unión con mi madre me diste vida.
Gracias por ser y lo que haz sido…
más que papá…
¡Un buen amigo!