El verdadero amor no muere

Quiero compartir contigo que lees mis líneas,
aunque no te conozco, aunque estés en otro espacio lejano… quiero compartir mi agonía,
porque tal vez sea la que experimentaste alguna vez en tu vida, y se que al encontrarte con mis letras, el viento me traerá tu compañía.

Durante año y medio compartí con él, a pesar de que tengo una numerosa familia, seis hijos, me di la oportunidad de volver a amar, de ilusionarme, de saber que después de un arduo día de trabajo, o de estudios, alguien me espera para aliviar mi cansancio, para decirme “te estaba esperando”.

Me acostumbré a estar pendiente, a organizar mi tiempo, entre mis hijos, mi trabajo y él, y cada día sentía que estaba dando lo mejor de mí.

Mi familia no lo aceptaba, pero yo lo amaba, y tuve que explicarlo muchas veces… para nada, solo para sentir que no valió la pena, porque inesperadamente me di cuenta de que hacía tiempo buscaba las palabras para terminar con lo nuestro. Y yo le ahorré ese momento… entregándole la llave de su apartamento.

Como duelen las despedidas querido amigo, y me uno al Club de los despechados, pero eso si, solo por tiempo limitado.

Porque la vida es muy hermosa, incluyendo el amor real, si no es él ¡Qué mas da!

El verdadero amor no muere, solo mueren las ilusiones y los caprichos.

Colaboración de Nilde Mendoza
Venezuela

 Fuente:http://www.tubreveespacio.com/reflexiones-01may05/el%20verdadero%20amor%20no%20muere.htm

Saber amar…

Tenía nueve grandiosos meses con mi novia, nueve meses en los que pensé que era feliz a mi lado, por que yo así lo era.

Al cumplir los nueve meses con ella me di cuenta que ella no sonreía mucho a mi lado últimamente, una semana después le pregunte ¿si había alguien mas?, ella respondió que no, a lo que yo recalqué ¿por que ya no eres feliz a mi lado?, y ella respondió, si lo soy, yo le hice notar que no lo era, a lo que yo repetí, ¿hay alguien mas?, ella respondió…

SI.

El corazón se me partió en mil pedazos, el dolor me invadió, la pena y la soledad me tomaron en brazos, la fe en las personas desapareció, la mujer que amé con el alma, con el corazón y el cuerpo, que me repitió tantas veces que me amaba con el corazón… pensaba en alguien mas.

La mande con él, la abandoné… con el dolor en el corazón mi vida no sería la misma sin ella, cometí el grave error de poner mi felicidad en solo una persona. Deje de creer en el amor y comencé a sentir envidia de los que eran felices y sentía pena de mi mismo.

Pero unos pocos días después dije hasta aquí, comencé a poner todo en orden, mis sentimientos y mi amor propio. Dejé de echarme la culpa por lo sucedido, comprendí que yo di lo mejor de mi para ella y le dije a la que fue mi novia si quería regresar conmigo otra vez, porque aun la amaba.

La verdad, la perdoné… y olvidé, en esos días comprendí muchas cosas, que al amor ideal solo puede llegar uno solo, que el amor solo puedo sembrarlo en mi corazón y entregarlo, no puedo obligar a nadie a que me ame como yo a ella, que el amor verdadero es fuerte y soporta mucho, pero sobre todo perdona y olvida.

Hoy, sigo con ella, la hago sentir amada, como si nada hubiera pasado, pero yo se que si esto vuelve pasar, tendré que dejarla ir para no volver, el AMOR perdona y olvida pero no soporta el mismo golpe dos veces, si tu perdonas por segunda vez una traición tal vez no es amor.

UN CONSEJO, DEN LO MEJOR DE SI EN SU RELACION ASI CUANDO ESTA ACABE SE IRAN CON LA CONSIENCIA TRANQUILA, EL CORAZÓN ALIVIADO Y CONFORTADO, CON LA ALEGRIA DE SABER QUE EN TU CORAZÓN NACIO AMOR Y NUNCA LO NEGASTE, ESO DA FELICIDAD, ESO ES SABER AMAR

Colaboración de Mortal especial
Ecuador

 

Mi Historia Magica de Amor -Literalmente

Como a todas, a mi también me rompieron mi corazoncito una vez, solo, que un poco más exagerada y melodramática que la mayoría, me tomo 15 años abrirme de nuevo al amor. No fue si no hasta que decidí que estaba lista para amar y ser amada, no por soledad o angustia o aburrimiento, si no porque ya me encontraba en paz conmigo misma, ya me amaba lo suficiente para reflejar ese amor en otro y compartir mi vida con otro y luchar como quien lucha por una carrera o un grado universitario para que el amor funcionara, que una noche cualquiera, con Misia Wiccarencarnada, hicimos un hechizo para abrirme total y sinceramente al amor. A la semana conocí a un inglés tímidón, a los tres meses nos casamos y ya llevamos 8 años en esta aventura. Hemos tenido nuestras altas y bajas, pero puedo decir con honestidad que es mi regalo del Universo, por el cual estoy profundamente agradecida.

Ahora, noten que no le puse un hechizo a esposito, puesto que ni lo conocía; ni pedí que me llegara un hombre así o asao; pedí abrirme al amor, abrirme a las posibilidades del amor, abrir los ojos a las oportunidades del amor, aclarando que estaba lista para compartir porque en lo personal, estaba plena. En el lado practico, ya ni me acuerdo de todos los detalles del hechizo: solo que usamos rosas y velas y siguiendo la tradición de algunos paganos, dimos una ofrenda de sangre para conectar las vibraciones. Antes que vayan a creer que maté a pollitos o gatos, la cosa fue menos drástica: usamos uno de esos aparatos para medir el azúcar que te pinchan el dedo y deje escapar tres gotitas de mi sangre, puesto que era yo la que estaba pidiendo. Eso de estar ofreciendo a otros  como ofrenda no va conmigo, ni creo que con la magia blanca.

Sinceramente pienso que si sientes la necesidad de ofrendar algo a los dioses/energías elementales/universo/divinidad tiene que ser algo verdaderamente tuyo y lo debes hacer con alegría, como quien prepara una preciosa torta de bodas a sabiendas que no la volverá  a ver después de la fiesta. Lo otro que hay que recordar con la magia de amor (o cualquier otra) es que no es solo hacer el ritual, si no de manera  inmediata llevar a cabo acciones en el plano terrenal que afirmen lo que acabas de pedir: salir, pedir ser presentada a alguien, hacer una reunión,  etc. Darte el chance de socializar y abrirte a las oportunidades.

Ahora,  hay que tomar en cuenta, es que no hay persona perfecta. Pero si existe la que mueve algo en nosotros, algo que a veces no tiene nombre pero que normalmente nos inspira a ser mejor, a salirnos de nosotras mismas, a querer dar por dar, más que por recibir. En mi caso, esposito despertó una ternura que jamás había sentido.  Y he aquí gran secreto: cuando encuentras ese algo que diferencia a la persona de los demás, el amor llega no por magia, si no por practica.

Amar se aprende amando. Es una decisión, consciente o no, a reflejar ese amor interno en una persona en particular y a trabajar, con tesón, para que la relación prospere. Habrá momentos buenos y amargos; la relación durará lo que ha de durar, sean tres días o una eternidad. Pero amar no es casualidad, ni un algo incontrolable. Es un regalo que haces a otro, en parte porque hacerlo crea en ti una gran satisfacción y en parte porque sabes, más allá de toda duda, que estas recibiendo un presente de igual valor.

Los amores desesperados, donde no se tiene paz si no se tiene al otro, nacen de la necesidad y el miedo; los duraraderos, aunque tal vez menos coloridos, nacen de la seguridad de saber quienes somos y que esperamos lograr en esta experiencia humana. Así que ayúdate con la magia; mantén tu intención y tu atención, ábrete y confía. Pero primero, trabaja en ti misma, para que estés en ese lugar de amor y plenitud que te devolverá dichos sentimientos recrecidos.

Hechizo Para Fortalecer Una Relación Amorosa

Necesitarás:

  • Dos velas rosadas
  • Un pedacito de carbón
  • Un plato pequeño para quemar incienso
  • Incienso de dulce aroma
  • Escancia de rosas
  • Tres cintas rojas de unos 30 centímetros cada una
  • Un rizo de tu cabellera y uno del de tu amado
  • Una rama de alguna planta trepadora (preferiblemente hiedra)
  • Un espejo.

Este hechizo se debe realizar el viernes más cercano a la luna nueva.

Encienda el carbón sobre el plato y sopla hasta que haga brazas. Rocía un poquito del incienso y la esencia de rosas.

Coloca el espejo en altar y  las velas a cada uno de sus lados. Enciéndelas.

Siéntate frente al espejo. Haz una trenza con las cintas, incorporando a ella los rizos de cabello. A medida que hagas esto, ve al espejo y repite, “así como nuestra caballera se une en una crineja, que nuestras vidas se  unan en una hermosa y fuerte madeja.”

Pon la trenza en el altar y rodéala con el tallo de la planta. Apaga las velas y deja la crineja en el altar por 7 días. Guárdala después en un lugar seguro.

Ritual para olvidar un Amor que te ha Lastimado

Imagen

Hoy 13 de Junio, día de San Antonio de Padua, personaje que ha sido asociado con el Amor, se puede realizar un ritual muy efectivo para olvidar un amor y prepararse para una nueva vida. En la tarde noche, en un lugar seguro y no frecuentado, colocaras una vela de color rojo al lado de alguna estampa o figura de este santo (no es imprescindible). Enciendes la vela y recitaras la siguiente oración:

“Decido olvidar, dejar atrás, a esa persona que ha sido objeto de mis afectos. Se acabó esta etapa de mi vida, termina un ciclo y empieza otro. Le doy la bienvenida a lo que me trae la vida, aquí y ahora, ya que el aquí y ahora es todo lo que en realidad tengo. Dejo atrás el pasado, no me apuro por el futuro. Bendigo a ese ser del que me alejo, y lo dejo ir, lo entrego al Universo.

Entrego también los recuerdos de los momentos agradables; las imágenes de esos recuerdos van perdiendo brillo y color, se vuelven borrosas y se alejan, hasta perderse de mi vista. Nadie es indispensable. El amor es uno solo, el del Universo, y así como me dio a esa persona, así también me la quitó, y me puede traer a otra persona que verdaderamente me complemente.

Despedida

Me despido de (………..)

Me alejo de mi dolor,

Sé que Dios así lo quiere

Por que viene un nuevo amor.

ASI SEA”

Luego quédate por lo menos 10 minutos con los ojos cerrados, observa tus reacciones y trata de sacar todos esos sentimientos que te aturden, si son muy fuertes., vuelve a entonar la oración, te paras y te vas. Si deseas puedes dejar la vela encendida, sino apágala sin soplar. Puede ser que en la noche tengas algún sueño revelador. Por @addais