Una simple carta de amor…

Mi amor, te amo tanto, tanto. Contigo he vivido y vivirán los mejores momentos de mi vida, cada momento que paso contigo es un momento que valoro mucho, las mejores experiencias, locuras y otros estaban contigo. Lo que yo siento por ti nada ni nadie será nunca capaz de destruir, es tan intensa, tan hermosa. Yo siempre he sus brazos alrededor de mi cuerpo. Consiguiria no se vivir sin ti. Siempre me recibe antes de que pierda. Se siente tan bien que perder el miedo y me siento mejor, puedo hacerle frente, si estás a mi lado. Me aferré a ti también, soy dependiente de esa sonrisa, esos sus abrazos, tus besos, por último, TU. Todo lo que quería era quedarme 24 horas agarradita contigo mi amor. A veces me encuentro a mí mismo dejar de adimirando y darse cuenta de que eres todo lo que quería. Se ha convertido en una costumbre pasar todo el día pensando en ti, haciendo planes para nuestro futuro, soñando un momento que el agente se va a casar, y me siento y espero que para siempre, estamos juntos enternamente, o por lo menos hasta el final de nuestra vidas. Hasta mi último momento, hasta el último aliento. Así que doy gracias a Dios que estemos juntos. Yo sólo quiero estar con contigo en este momento .. para siempre. No quiero perder una sonrisa. No quiero perder un beso. Yo sólo quiero estar contigo. Aquí contigo. Sólo así. Yo sólo quiero abrazarte fuerte. Sentir tu corazón muy cerca del mío. Muy celosa yo sé que soy, pero no es la falta de confianza, porque parece increíble que dependen en gran medida de usted, pero no puedo imaginar a alguien en mi lugar. Te quiero, quieren que sus debilidades, sus defectos, su sonrisa, su amor, su dulzura, sus celos. Quiero que tus ojos, tu boca, tu piel, tu olor, tu olor, tu tacto, tus labios, tu presencia, tu felicidad me hace feliz. No me canso de decir Te amo. Tu me diste nuevas razones para vivir, de sonreír, voy a aceptar como eres, y siempre estará ahí la celebración de tu mano. Vamos a estar mucho más feliz y para siempre, te lo prometo.

Anuncios

De Yoko Ono para John Lennon

Yoko Ono escribió en su blog una declaración de amor para el músico.  Ono pidió Paz, como lo había hecho años antes de que el lado de la cantante, que lucha por los derechos de las mujeres, los trabajadores y para el final de la guerra de Vietnam. Él habló de la nostalgia, el vacío mirando la cama vacía, el hijo huérfano. Habló del dolor de amar a alguien que no está de nuestro lado.

“Te echo de menos, John. 27 años han pasado y todavía Ojalá pudiera volver atrás en el tiempo hasta aquel verano de 1980. Me acuerdo de todo – compartiendo nuestro café de la mañana, caminando juntos en el parque en un hermoso día, y ver a su tomándome de la mano – le garantizo que no me preocupara por nada porque nuestra vida era buena. No tenía ni idea de que la vida estaba a punto de enseñarme la lección más difícil de todos. Aprendí el intenso dolor de perder a un ser amado de repente, sin previo aviso, y sin tener tiempo para un último abrazo y la oportunidad de decir “te quiero” por última vez. El dolor y el trauma de haber perdido tan repentinamente que está conmigo cada momento de cada día. Cuando toqué el lado de John en nuestra cama en la noche del 8 de diciembre de 1980, me di cuenta que todavía estaba caliente. En ese momento se quedó conmigo durante los últimos 27 años – y se quedará conmigo para siempre. Aún más difícil es ver lo que fue tomado de nuestro hermoso hijo Sean. Vive con una rabia sorda por no tener a su padre, a quien amaba y con quien compartió su vida. Sé que no estamos solos. Nuestro dolor es compartido con muchas otras familias que sufren como víctimas de la violencia sin sentido. Este dolor tiene que parar. No pierda la vida de aquellos que hemos perdido. Juntos, podemos hacer del mundo un lugar de amor y alegría, y no un lugar de miedo e ira. Este día se conmemora la muerte de John, se convirtió cada vez más importante para muchas personas en todo el mundo como un día para recordar su mensaje de paz y amor y hacer lo que cada uno de nosotros puede hacer para curar esta planeta que nos acoge. Piense Paz funcionar en paz. Compartir la Paz John trabajó para él durante toda su vida. Él solía decir: “. No hay problemas, sólo soluciones” Recuerde, estamos todos juntos. Lo podemos hacer tenemos que hacerlo. ¡Te quiero! Yoko Ono Lennon “.

 

Carta de amor de Karl Marx para su esposa Jenny von Westphalen

El intelectual alemán, escribió cartas a la mujer que se convertiría en su esposa y madre de sus hijos, Jenny von Westphalen, hija de un barón prusiano. Los dos se conocieron en la universidad y aún así, para eludir la prohibición de la familia hasta la fecha, se mantuvo durante años una relación de amor a través de cartas. Marque una opción.

“Mi amor, mientras que en un espacio separado, estoy convencido de que el tiempo para que mi amor es como el sol y la lluvia son de una planta, que crecen. Al igual que tú vayas, mi amor por ti se me presenta como realmente es: el gigante, y se centró toda mi energía y toda la fuerza espiritual de mis sentidos …. Va a sonreír, mi amor, Usted se preguntará por qué me cayó en la retórica. Pero si yo podría presionar contra mi corazón de su puro y suave, que guardar silencio y no dejar que se resbale ni una palabra. “

La carta que nunca te llegara

Ya no sé si te amo o te odio, y es que ahora si entiendo eso que dicen que entre el amor y el odio hay solo un paso.

Contigo aprendí lo que era el verdadero amor, supe que mi corazón era indomable ante tu sonrisa, que el mundo se detenía cada vez que me besabas, que el cielo estaba tan cerca que lo podía tocar a cada rato cuando estaba a tu lado, vi las estrellas y las vi insignificantes comparadas con tus ojo.

Cada día sentía que volaba más alto, cualquier cima me parecía pequeña a tu lado, así que me deje llevar por tu mano hasta lo más alto y después me soltaste, me dejaste, me abandonaste para agarrarle la mano a otra, mientras yo caía en un abismo que creí sin fin, cuando toque tierra dolió como nunca algo me había dolido, así que lloré hasta que mis ojos se secaron, y pensé que jamás saldría de esa oscuridad.

Hoy el sentimiento de temor antecede al amor, lo más seguro es me haya perdido más de una oportunidad de ser feliz, aun te recuerdo porque aun te amo, y aunque jamás lo sepas te deseo lo mejor.

Porque te amo tanto que lo único que me interesa es tú felicidad, pero también sé que el tiempo cura las heridas, y que en algún momento venceré el temor de volver a amar que me dejaste clavado en el corazón.

Te veo de lejos y te veo feliz y dentro de mi locura me sonrío porque quiero pensar que es conmigo, y por el otro te odio porque me doy cuenta que no son para mí. Quiero irme lejos donde tu recuerdo no me alcance, pero la verdad es que te llevo en mi corazón, en mi cabeza, en mi piel, así que sería inútil porque tu recuerdo me acompaña.

Por ahora seguiré melancólica y con ese insoportable hueco que se me hace en el estómago. No sé cuanto tardaré en olvidarte o en acostumbrarme a que ya no estás para mí.

Pero le juro a Dios que te voy a olvidar y que volveré a amar, porque muy en el fondo sé que hay algo mejor para mi, así que alimentaré esa idea hasta que sea más grande que tu recuerdo.

Anónimo

Deseo De Cosas Imposibles

Podría

Yo Podría Cambiar Mi Alma Por La Tuya , Podría Negar A Dios y Volverte Mi Único Creador.Podría Incendiar  Todo El Océano y  Al Mirarte Creer Que Es Posible.

Caminaría Descalza, Andaría Desnuda ,Te  Hablaría Sin Palabras y Escribiría Sin Dudas.

Yo Podría Dejar De Amarte y Al Hacerlo Intentar No Morirme Al Instante, Podría Restaurar Mi Memoria y Convertirnos En Solo Una Gran Historia, Podría Cegar A Las Estrellas y Por Ti Me  Obligaría A Dejar De Verlas.

Respiraría Carbono,  Le Hablaría A La Muerte, Existiría En El Limbo y Volvería Contigo.

Tu Podrás  Castigar Mi Alma y Volverme Taciturna,  Podrás Distorsionar Mi Razón y Encadenarme A Tu Devoción,  Podrás Mutilar Mi Cuerpo y Desmembrarme Los Sentidos, Pero Nunca Podrás Negar Lo Mucho Que Fuiste Mío.

Yo Nuca Podre Darte Una Razón, Porque Mi Amor Es Todo Lo Que Tengo y Este Amor Es Todo Lo Que Te Doy,  No Busques En Mi El Olvido, Como Yo No Busco En Ti El Perdón,  Se Que Necesitas Verme Lejos, Para Poder  Sanar Tu Dolor.

Me Quemaría  Despacio; Me Torturaría En Tu Silencio, Me Sanaría  Con Tus Lagrimas y Me Cantaría El Viento.

G. Daniella Henriquez

Carta a Jacinto Valdez

Barrera 9 de Octubre de 1956

Mi amado Jacinto
Debes venir pronto porque por aquí han empezado a sospechar del baile y del secreto que ni al cura me atrevo a confesar.
Se que me dijiste que no te enviara cartas, y que mucho menos te llamara, pero es que tu me prometiste y como siempre no cumpliste.
Pero esta vez tengo el agua al cuello y pude oír a tu madre cuando decía: “Yo apuesto 10 Ave Marias a que esa ha visto y tocado a la serpiente de un ojo, y que la misma le a picado”. Solo en algo se equivoca es que jamás la vi, pero eso ya no importa porque de la picada pronto se vera la inflación.
Oh Jacinto!, no me falles, porque del dolor de tu falta moriré, y el producto de la picada no disfrutare, porque prefiero morir que saber que tu nunca a tu lado me quisiste tener, Jacinto por favor, que lo que me dice la razón no sea lo que al final envenene mi corazón.
Te amo
Tuya por siempre
Maria D.

Carta de Cyrano a Roxana

Dramaturgo, novelista, y autor de múltiples facetas, Cyrano de Bergerac está considerado como uno de los grandes escritores del siglo XVII francés. Escribió obras teatrales de corte satírico, mantuvo una gran escritura epistolar y realizó también incursiones en la anticipación científica de la época. En la actualidad es más conocido por la obra de Edmond Rostand, Cyrano de Bergerac, en la que se narra la época de su vida en la que se hizo famoso por su valentía en el campo militar y por batirse en duelo en repetidas ocasiones y por su amor a Roxana, hermosa joven que no quizo cortejar por no considerarse lo suficientemente apuesto para ella. En la historia, Roxana se enamora de un valiente pero parco Christian y para hacerla feliz, Cyrano le dice a Christian las palabras que ha de decir y escribir para que Roxana sea feliz. Roxana se casa con Christian, luego enviudece y  mantiene su “amistad” con Cyrano hasta la muerte de este, cuando descubre la verdad.

 

Amada Roxana
Anoche, para espantar los demonios que taladraban mi cabeza, leí la primera carta que os envié. Fue un día antes de vuestro cumpleaños y recordé que mañana, justamente mañana, cumpliremos un aniversario más en nuestras vidas. Pero mañana ha de ser otro día, yo quiero, como en esa carta y para revivirla, hablaros de esta noche, cuando la luna me acompaña para deciros muchas cosas. Por ejemplo, cómo os atrevisteis a juntar los deditos de vuestros pies con los míos, buscando unir nuestras rodillas argumentando que pegaba el frío y que debía yo arroparte con mis besos. Vi el amor en vuestro rostro y entonces fuisteis mía, como lo eres hoy y lo seréis siempre… ¿Sabes? Os confieso que cuando me mirabais, así, como lo estás haciendo en este instante, se me agotaba la vida, desvaneciendo distancias. Se me antojaba, como en este instante, quereros mucho más, y leeros en silencio algunos poemas de amor. Esta noche me gustaría pasear con vos, y aunque resuene a perogrullada, hacerlo descalzo, sobre la arena mojada. Quizás os resulte obvio, pero es que no puedo ser de otra manera. Soy un libro abierto, sin escondrijos; lo sabéis muy bien. Nada oculto. Miles de amantes trotaron las playas del Mediterráneo sin zapatos por la arena, pues bien, también yo deseo hacerlo y… como no seremos los primeros, seguro que nadie lo notará. Esta noche me sentaré a vuestro lado sin deciros nada. Mejor, me sentaré en cuclillas frente a vos. Lo haré para que extendáis las manos y palméis los surcos horadados en la piel por los labriegos de la experiencia. Sé que lo haréis con los ojos cerrados, porque decís que así podéis palparme en cualquier momento. Me sentaré entonces frente a vos, como tantas veces en la góndola. Esta noche desearía… ¡No sé!, tal vez ir con vos a ver una obra de teatro. Una pieza clásica, de esas que he aprendido de memoria. Si estuviese en cartelera, me gustaría ver “Cyrano de Bergerac”, porque cuando mi epónimo recite sus versos, en realidad seré yo quien os hable al oído, quien os diga, por ejemplo: “Yo os quiero, yo me ahogo, yo sediento estoy de tu hermosura… ¡Yo te amo! No puedo más; deliro, desfallezco, que me entero me robaste el albedrío… Tu nombre está en mi corazón, bien mío, como en un cascabel!… y me enajena, y como de continuo me estremezco, constantemente el cascabel se agita, constantemente el dulce nombre suena. Todo lo que fue tuyo, de algún modo lo recuerdo, mi bien, pues lo amé todo. Diréis como la Roxana de la obra: Esto es amor… yo responderé: ¡Oh, sí! Este sentimiento, triste y reconcentrado, del amor más violento tiene todo el furor desesperado… Y en verdad os diría tantas otras cosas para hacer mío (aún más) el libreto de Rostand . Todo eso me gustaría hacerlo esta noche, para que mañana, en nuestro aniversario, sintieseis cómo os lacera mi amor. Siempre suyo.
Hércules Savinien de Cyrano Caballero de Bergerac