Alondras (Poema)

Alondras  descendidas como rocío de riego

emprenden  vuelo entre el  perfume de rosas,

cruzan en el desmán  de los jadeos del viento

a saciarse de dulzura en panales sin formas.

Repletos de miel para bautizar su juramento.

Sin temores a sombras y tiniebla

se aproximan a trote de corceles,

sus plenos escoltados por la niebla.

La alegría en alcázar de Cibeles.

Refugio de cuerpos frescos sin yermo,

confundidos entre velo de seda y vendas,

el calor del verano funde el frío del invierno,

el hambre se eclipsa cuando está satisfecha.

Lleno de fruto el vientre, la pasión desecha.

Alondras acogidas  en el nido

-el fruto natural levanta  en vuelos-,

por años un amor  fortalecido

la muerte ha quebrantado sus anhelos.

En los jadeos del viento,

escoltados por la niebla,

funde el frío del invierno

un amor fortalecido

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s