El Führer y Su Eva Braun

Hitler  no parecía ser un hombre de carne y hueso, sus relaciones  privadas, diversiones, sus amistades o sus debilidades íntimas, se ocultaban como un secreto de estado; tan sólo sus colaboradores Hess, Goebbels, Göring y otros que más tarde ocuparán los cargos importantes del Reich tenían acceso a su vida personal y lo seguían como su sombra. Su principal afición era tomar el té con su gran amor, Eva Braun, a la que había conocido en Berchtesgaden en 1929, cuando ella contaba diecisiete años. Se trataba de una joven rubia y sonrosada, de aspecto fresco y sano, tal como le gustaban a Hitler y como convenía a su ideal ario. Su carácter alegre y despierto hizo que esta mujer se convirtiese en compañera inseparable del Führer,  pero nunca llegaría a ser oficialmente la primera dama de Alemania.

Una noche de octubre, en 1929, la nueva asistente del estudio fotográfico Hoffmann en Munich, Alemania, se sonrojó al descubrir a un cliente mirando sus muslos mientras ella, subida en una escalera, extraía unos documentos de un archivo difícil de alcanzar. Un poco mas tarde, le preguntó a su jefe, Heinrich Hoffman: ‘¿Quién es ese hombre del bigotito raro?’ . Hoffman quedó sorprendido de que la joven no lo hubiera reconocido y le dijo que era Adolfo Hitler. Así fue que Eva Braun conoció a su primer y único amor.

Su mente era tan superficial, que en 1929 tenía sólo una vaga idea de lo que era el partido nazi (que para ese entonces contaba ya con casi medio millón de miembros). De lo que si Eva rápidamente se dio cuenta, fue de que la persona que podría ayudarla a salir de su mediocre situación era el hombre del bigotito raro. Por eso comenzó a quedarse en el estudio después del trabajo, para escudriñar los catálogos de fotos de Hitler y sus esbirros. Ella se rellenaba el sostén con papel tisú, pues había escuchado a Hoffman decir que el líder nazi tenía preferencia por las chicas de senos grandes. Poco a poco, el futuro Führer comenzó a enviarle pequeños regalos y notas.

Con su habitual excentricidad, su primera ofrenda fue una orquídea amarilla acompañada de un retrato de si mismo, autografiado (sus regalos, nunca fueron muy expléndidos). Eva se sentía halagada, pero pasó un año, antes de que Hitler le hiciera una invitación. Las salidas eran siempre iguales: cenar en su restaurante italiano favorito o ir a la ópera, donde Eva se aburría soberanamente. Testigos de aquellas salidas dicen que, durante este período, su relación era de padre/hija; ocasionalmente, Hitler le daba palmaditas en la mano llamándola ‘Mein Sonnenschein’ (mi rayo de sol).

Su relación con Adolf Hitler empezó en 1930, antes de la muerte de Geli Raubal, la sobrina de Hitler. Eva mentía a sus padres diciéndoles que hace horas extra. Hitler investigó sobre su pasado, ya que no quería sangre judía en la que será su amante, pero ella quiere casarse. Pensaba que “los hombres muy inteligentes deben estar con mujeres primitivas y necias que los dejen descansar”. Aunque Eva pasa gran parte de su vida esperando a Hitler, prefiere morir antes que separarse de él.

Durante los primeros meses de su romance, Eva tenía que soportar ver a Hitler con alguna aristócrata cargada de diamantes o del brazo de una ‘vamp’ del cine alemán, mientras que ella debía permanecer oculta, desconocida, sola. Su verdadero estatus era conocido sólo por unos cuantos amigos y oficiales del partido nazi. En su inexperiencia, no sospechaba que él tenía relaciones íntimas con ellas. En realidad el líder alemán era tremendamente promiscuo e incluso estaba involucrado en una aventura amorosa con Geli Raubal, su sobrina de 23 años. En septiembre de 1931, cuando Geli se enteró que él tenía una amante fija, una noche mientras su tío Hitler dormía a su lado, ella tomó la pistola y de un disparo en el pecho se quitó la vida.

Meses después, Eva presa de la desesperación y posiblemente pensando en Geli, se pegó un tiro; sin embargo su puntería era tan mala o estaba tan nerviosa que la bala solo le rozó el cuello. En 1935 hizo un segundo intento de suicidio; tomó pastillas para dormir, pero su hermana Ilse la encontró. En esta ocasión, Hitler le obsequió una villa privada en un suburbio de Munich y, al fin, la presentó a su círculo de íntimos.

Poco a poco, Eva logra ocupar un espacio en la vida de Hitler. Él la llama “conejita” o “tontita”; ella, “mi Führer”, y lo tutea. Comienza a recibir obsequios: dos perritos, abrigos de piel, un piso que pronto llena de regalos. Viaja con él como “secretaria privada”, o la llama por teléfono todos los días. Se encuentran y Hitler entrena con un tensor por las mañanas, para poder mantener luego el brazo extendido durante horas en los desfiles. Pero evitan que los vean juntos. En el refugio de Obersalzberg, Eva pasará gran parte de su tiempo entre 1936 y 1945.

En ese tiempo Eva vivía con una serie de reglas -impuestas por Hitler- más estrictas que las del hogar de sus padres: no podía escribir cartas ni llevar un diario: ni silbar, porque a Hitler le molestaba; ni hablarle antes de que él se dirigiera a ella, etc. La influencia de Hitler sobre Eva Braun era muy poderosa; tratando de complacer al dictador, ella estaba obsesionada con su apariencia física, e incluso su color de pelo ‘ario’…. era teñido. Eva no entendía que era justamente su forma de ser común, sencilla, lo que a él le gustaba. ‘Mientras más ‘grande’ el hombre, más insignificante debe ser la mujer’ solía decir el Führer.

Era una mujer atlética, de una atractiva belleza pasiva, risueña y alegre, muy dada a participar en las fiestas sociales. No obstante, Hitler no se mostraba en público con ella por razones de prestigio, y tampoco en círculos restringidos si había alguna visita importante, así que pasaba el tiempo encerrada en los apartamentos de Hitler de Berlín, Múnich o en el Berghof. Cuando dejaba que apareciese a su lado, la trataba como a una reina, y además de respetarla, siempre estuvo pendiente de que nadie le hiciera daño, porque en realidad la amaba.

En pleno sitio, estando a unos centenares de metros las fuerzas rusas, Hitler contrajo matrimonio con ella el 29 de abril de 1945. El día siguiente, ambos entraron en el despacho; antes Hitler mandó fusilar al cuñado de Eva, Hermann Fegelein, por intento de evasión y complicidad con Himmler en su traición. Al ser informada de este incidente, Eva interviene ante Hitler diciéndole: —Es joven, y su mujer espera un hijo, el único de la familia —implora—. No querrás que sea un huérfano. Hitler ordena su ejecución, y dice a Eva: —Es un traidor. Hay que ser implacable. No olvides a Mussolini y Ciano. Eva, impresionada por aquel paralelo histórico, deja de oponerse. —Tú eres el Führer —le dice—. Los asuntos de familia no tienen ya importancia.

Así, a 16 metros bajo tierra, Eva pasa las últimas semanas de su vida en el búnker. Hubiera podido salvarse, pero no quiso abandonar a su amante. El, como premio, la convirtió en su esposa. Vestida de tafetán y con sus joyas, firma por primera y única vez con el nombre de Eva Hitler. Tras la ceremonia se hace una fiesta y, durante la noche de bodas, fue cuando Hitler mandó a fusilar al cuñado de Eva por intento de evasión.

A las 3:30 de la tarde del 30 de abril de 1945 ambos entran al despacho de Hitler. Eva recibe una dosis de cianuro y una pistola, Hitler masca la ampolla y se pega un tiro en la cabeza. Eva no alcanza a percutar la pistola, muere por el veneno.

Hitler confió a su amigo Himmler que al morir volvería a reencarnar y que se casaría en la próxima vida con Eva Braun, “ya que en estas épocas le era imposible”, denotando las creencias espirituales del dictador.

2 Comentarios

  1. Estimado (a)

    Es muy fantasioso y fuera de lugar este relato acerca de la vida amorosa del dictador. La verdad puedes leer, confirmarlo en el libro del mejor amigo del dictador, el jefe de Eva, el fotógrafo personal de Hitler, Hoffman que sabia de los verdaderos deseos y sentimientos del dictador alemán.

    Es confirmado que su único y verdadero amor fue Angela Raubal, Geli, su sobrina de 23 años, que en primer lugar, se suicido mientras que el dictador cumplía con un deber fuera de Munich, de echo se entero de su suicidio horas después del acto, ya que la niña encontro una carta que secretamente Eva e habia puesto en la chaqueta de Hitler, sin que este se diera cuenta. En segundo Lugar, Hitler siempre escondio a Eva, mientras que a Geli la mostraba en todos sus circulos publicos y provados, para nadie era un secreto que Hitler callo en una depresion profunda cuando Geli murio, se dice que se suicido por celos, ya que tuvo relaciones con muchos hombres para darle celos a su tio. Razon por la cual, este se determino a cortarle las alas en todos sus movimientos, no podía hacer nada sin que este supiera cada paso de la muchacha.

    En tercer lugar, Es verdad que tuvo muchas relaciones con mujeres adineradas, y Eva era una de tantas, que despues de la guerra, fue una cómplice, una aliada fiel que permaneció a su lado. Pero, incluso te sugiero que leas este recomendado para una explicación contundente de lo plasmado de lo que se dice del amor incontrolable de Hitler hacia su sobrina era enfermiza, era ciega, era completamente incondicional, no la cubría, la mostraba a todo el que a el se acercara, todo lo que Geli decía o quería era SANTA PALABRA, porque cuando se ama, no se tiene ni razón, aun cuando eres el personaje mas famoso y poderoso del mundo.

    https://books.google.co.ve/books?id=tb6CpyM1UCwC&pg=PA174&lpg=PA174&dq=libro+de+hoffmann+hitler+geli&source=bl&ots=SKiYeug4ES&sig=zqqkZTjA5EFkyfRDZ9I8KHl-jN8&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwijjKux8M7RAhWBcCYKHT_PBbEQ6AEIPDAJ#v=onepage&q=libro%20de%20hoffmann%20hitler%20geli&f=false

    Para terminar, Hitler amo con toda su alma a su madre y su sobrina. Nadie ocupo ese espacio. Cuando muere su gran amor, Eva empieza a imitar las manías de Geli, haciendo que este ponga su atención en la joven muchacha, tal como las administraba en su sobrina. Total, todo lo que dices en este articulo es una completa Falacia. Infórmate y escribe con argumentos que sean verídicos y justificables.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s