Amantes de la Era del Jazz

El escritor norteamericano Scott Fitzgerald y su esposa Zelda vivieron una apasionada, convuluta y tragica historia de amor. Se conocieron en 1918 y aunque ella al principio le dijo no, el eventualmente conquisto su corazon, a fuerza de cartas y se casarone 1920. Fueron una pareja de la era del jazz y los alocados 20s, viajando a Europa con frecuencia, moviendose en los circulos literarios e intelectuales de la epoa. En 1930 Zelda sufre una ataque de depresion nerviosa. A partir de entonces entra y sale de diversas clinicas, mientra la fama de Scott como escritor comienza lentamente a decaer. Zelda intenta labrarse fortuna como escritora, pero no logra el exito que una vez tuvo su esposo, aunque recibe reconocimiento en la pintura. Escott murio de un ataque al corazon en 1941 y Zelda en el 48, en un fuego en la clinica donde estaba  internada. Zelda sirvio de inspiracion a su esposo  y las “chicas doradas” de sus historia. Algunas de las obras de Fitzgearld son el Gran Gatsby el El Curioso Caso de Benjamin Buttons.

.

DE Zelda Fitzgerald

Junio de 1935 Hospital Sheppard-Enoch Pratt Towson (Maryland)

  Queridísimo y siempre Queridísimo Scott:

  Lamento que no hubiera más que un cascarón vacío para recibirte. La idea del esfuerzo que has hecho por mí, el sufrimiento que ha causado esta nulidad sería insoportable para cualquiera salvo para un mecanismo completamente vacuo.

Si yo tuviera sentimientos serían todos de gratitud a ti y de pena por el hecho de que de toda mi vida no quede el más pequeño vestigio del amor y la belleza con que empezamos para ofrecértelos al final. Has sido tan bueno conmigo… y cuanto puedo decir es que existió siempre esa corriente más profunda en mi corazón: mi vida: tú. 

 ¿Recuerdas las rosas del patio de los Kinney… eras tan amable y yo pensaba «es la persona más encantadora del mundo» y tú dijiste «carino». Aún lo eres. La tapia estaba húmeda y cubierta de musgo cuando cruzamos la calle y dijimos que amábamos el sur.

Yo pensaba en el sur y en un pasado feliz que nunca tuve y creía que era parte del sur. Tú dijiste que amabas esta tierra preciosa. La glicina de la cerca era verde y la sombra era fresca y la vida era vieja. Me gustaría haber pensado alguna otra cosa, pero era una idea cómplice, romántica y nostálgica. Cuando me quité el sombrero tenía el cabello húmedo y me sentía segura y hogareña y a ti te complacía que me sintiera así y fuiste respetuoso. Volvimos a casa radiantes y felices todo el camino. 

 Ahora que ya no hay ninguna felicidad y el hogar ha desaparecido y ni siquiera existe pasado ni emoción alguna más que las que sean tuyas donde pueda haber algún consuelo: es una pena que nos hayamos encontrado en desabrimiento y frialdad donde una vez hubo tanta ternura y tantos sueños. Tu canción.

  Me gustaría que tuvieras una casita con malvas y un sicomoro y el sol vespertino encajado en una tetera de plata. Scottie correría por algun sitio en blanco, en Renoir, y tú escribirías docenas de libros. Y aún habría miel para el té, aunque la casa no estuviera en Granchester.

 Me gustaría que fueras feliz, si existiera la justicia lo serías, quizá lo seas de todos modos. 

 Ay, Do-Do Do-do.

  Zelda.

  Te quiero de todos modos, aun cuando no exista ningún yo ni ningún amor ni siquiera vida alguna. 

Te quiero.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s